Líderes sempiternos dañan imagen del sindicalismo; “Sus camionetas de lujo y viajes faltan el respeto a trabajadores”: secretario del gremio del Monte de Piedad

El secretario general del Sindicato de Trabajadores del Monte de Piedad, Javier Méndez Tamayo, indicó que líderes gremiales eternos que se han hecho ricos a costa de sus trabajadores como en el caso de la CROC y la CTM, manchan al verdadero sindicalismo con sus excesos que les falta el respeto a los trabajadores.

En entrevista, el también dirigente patronal censuró a sus colegas que se aferran al poder por a cualquier costo y también a los patrones que han intentado  acabar con el sindicalismo que pueden ejercer por derecho con la implementación del corporativismo.

–Los sindicatos corporativistas están más pendientes del patrón que del trabajador, por lo que dejan de cumplir con su misión. Actualmente solo unos cuantos grupos independientes somos los que defendemos los derechos de nuestros agremiados –manifestó.

Del mismo modo señaló que cuando una persona ocupa el cargo de líder sindical y ejerce su trabajo de manera honesta y honrada como un verdadero trabajador más, los mismos agremiados lo seguirán reeligiendo; pero si por el contrario solo velan solo por llevar dinero a sus bolsillos y usar a los miembros como botín político, demeritan esta labor.

–Si una persona práctica su trabajo de manera honrada y honesta serás un ejemplo para que otros te sigan. No puedes ser un líder negativo y auto impuesto porque caemos en lo que ahora tenemos, una mala imagen de caciques cuando no todos son así –indicó

Además comentó que es una falta de respeto para los demás trabajadores que sus líderes anden en camionetas de lujos o cobrando cifras exhorbitantes cuando los agremiados se encuentran ganando sueldos paupérrimos, como es el caso de algunas organizaciones en Yucatán.

–Un líder sindical debe ser un trabajador más que defiende los derechos de los compañeros, pero por desgracia hay esos otros que andan en camionetas de lujo y viajando por todo el mundo mientras su gente está enterrada; pero eso solo lo podemos cambiar con el ejemplo y con gente que siga este camino por convicción y vocación y no por interés propio –finalizó.

Texto: Roberto Ojeda

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *