LINEA DIRECTA

Las salas de comparativos informativos, mesas de análisis, sitios estratégicos en política internacional y las consecuencias locales mantienen las observaciones oportunas de la visita presidencial de Enrique Peña Nieto por México y Raúl Castro de Cuba. Incluso hasta varias esperas de supuestas visitas programadas que jamás se dieron. Esperanza de otros más de estrechar la mano en sus zonas de Castro. Una pequeña parte, el diálogo preciso en algún momento con Peña Nieto.

Son de esas circunstancias que se dan en el contexto de las bilaterales en donde además de los protocolos de seguridad, existe una parte que requiere de estrategias adicionales y a su estilo. Con su gente en comando. Se comenta que son más los supuestos hombres de izquierda los que siguen frustrados de no haber hablado con el camarada Castro. No entienden aún las verdaderas razones, a pesar de que unos en realidad sí transitan en esos pasos y, los demás son simple camuflaje de subsistencia.

Hay mucho material que no salió a los medio, según se registra, en torno a tan relevante tiempo de trabajo, en donde el mandatario mexicano ocupó el tiempo que él considero necesario en camino de obtener los mejores acuerdos y, desde luego, mantener también las corrientes con el también aliado país de Estados Unidos. Hay vínculos estratégicos, se camina en establecimientos internacionales que atraen también materia para parte central de las agendas de los protagonistas.

Hay además extensiones internacionales que también son de análisis por cuestiones en materiales de trabajo mutuo, corporativo y en proceso. Esa movilidad entre naciones ajusta cada paso para que no se vean afectadas algunas de las carpetas con convenios y cláusulas aceptadas. La diplomacia contiene en sus hombros fuerte sabor político. En líneas directas para alcanzar los montes de los resultados convenidos.

El pueblo yucateco además de la intensa práctica y ejecución por medio de los operadores en acción, tienen en mente, muy posiblemente, la importancia de convivir en una región de vista internacional. Se requieren de una serie de requisitos para encaminar con fortalezas las murallas del progreso hacia conceptos generados de desarrollo y actualización de la realidad mundial. El pasar esos filtros en el contexto de las naciones, le otorga a México y a esta parte trabajadora que es Yucatán despuntes de buen gobierno, es una realidad en el contexto integrador.

El  Gobernador yucateco, Rolando Rodrigo Zapata Bello, ha establecido satisfactores en sus metas en estos días. Solo con un balance a la vista coincide con el estilo de tomar decisión en las mejores posibilidades de atraer para la entidad obras y servicios fundamentales para mejor calidad de vida; pero, además el concepto mayor de trascender por mucho al final de camino.

En esa visión de logros a través de trabajo diario, Zapata Bello destina la parte que le corresponde. Le pone el agregado de permanencia e insistencia hasta lograr las cimas de las áreas correspondientes. Esa tenacidad del gobernante deportista, padre de familia, amigo, hombre que dicen sabe cumplir su palabra, augura para los próximos tres años hacer lo necesario con respuestas propias de un Gobernador comprometido con los que le eligieron y con quienes no lo hicieron.

 Sabe, don Rolando Rodrigo, que, el gobernante que logra la reconciliación, integración y abre oportunidades es candidato a ser, no solo recordado como jefe del Ejecutivo de excelencia; más allá de ello, como un constructor, edificador y plantador de modelo de un estado realmente renovado y en bienestar permanente incluso hasta las cuestiones de estima y respeto para los ciudadanos. Vaya, de consolidarlo, ahí estará el galardón perdurable y sólido en esta historia moderna de Yucatán.

Mauricio Vila Dosal, presidente municipal de Mérida recorre las tareas de escritorio delineadas por sus asesores a la vista y, los que se encuentran ahí en las oficinas de formateo. Cada caso se toma tiempo para dar el visto bueno. Con el respaldo de varias relaciones en medios que proyectan lo logrado se conserva un colchón en espera quizá, de reelección.

Ya parece que los signos de tomar también sitios con las reglas actualizadas de las filas electorales, hacen pensar que es punto para interconectar abrigos que puedan cubrir otro trienio. Y, no es que sea la prioridad de Vila Dosal, más bien es el pensamiento de los que desde lugares claves lógicamente meditan en las oportunidades de hacer de su presente trabajo, un sexenio municipal. Claro, de confirmar  las cuestiones certeras de la certeza jurídica electoral.

El camino al 2018 es ligero, rápido, activo, deseado y compacto. Ya se están laborando en los cuerpos pudientes con posiciones de gobierno. Las mancuernas de interés empresariado-político y el contexto de moda político-empresario. Cada día, esta realidad se consolida más para darle lo considerado en conservar el voto popular a la mayoría de los ciudadanos, según esquemas planteados por los amables asiduos a las fuentes de los palacios.

Activado también con mayor dinamismo el bombardeo por el llamado “Buen Fin” estela, como se ha apuntado de don Felipe Calderón Hinojosa en tiempos del mandato presidencial que le tocó presidir. Programa que se mantiene y crece, en declaraciones de los hombres del dinero. Que ahora, como antes reciben las facilidades y ayuda solidaria de los gobiernos.

Tiempos de ambiente de compras, publicidad. Pero, también los ciudadanos deberán de contener la realidad de sus finanzas para no tomar más de lo necesario y lo que realmente sea promoción u oferta que el beneficio sea tangible. Así se adentraría a la honestidad de lo anunciado para darle cuerpo a esa estrategia comercial en el mes once del año. Pendientes todos, y chequen, antes de comprar las llamadas ofertas. En ese universo, deberá de encontrarse momentos buenos. Veremos.

 

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *