Llegan los Amigos de la Salud a Ticul, foco rojo de contagios

Varios jóvenes se distribuyen en los lugares de mayor afluencia en el primer cuadro de la ciudad, portando letreros y concientizando a la población a usar el cubrebocas de manera obligatoria

TICUL.- El programa de salud del gobierno del estado para prevenir el COVID-19 llegó Ticul con “Los Amigos de la Salud”, quienes también han recorrido otros municipios como Kanasín, Progreso, Tekax, Tizimín, Umán y Valladolid.
Ahora es turno de la urbe zapatera, y llegan en un buen momento, ya que han estado en aumento los contagios en el municipio.

Son varios los jóvenes que se distribuyeron en los lugares de mayor afluencia en el primer cuadro de la ciudad, portando letreros con mensajes claros y concientizando a la población a usar el cubrebocas de manera obligatoria, además de reiterar que si alguien presenta síntomas de coronavirus pueden llamar al número 800YUCATÁN.

A pesar de los llamados que han estado haciendo las autoridades del municipio, a muchas personas parece no importarles, por lo que el número de contagios y defunciones a causa del COVID-19 va en aumento en Ticul.

La policía municipal ha tenido que lidiar con gente que juega su cascarita de futbol en las calles, llegando hasta a insultar a los elementos policiales. Incluso se han realizado festines de cumpleaños o de cualquier otra reunión social, la gente se conglomera familiarmente ocasionando una propagación de contagios, sobre todo de personas asintomáticas.

Ticul tiene, hasta este domingo, 258 casos acumulados, 96 casos activos, 67 sospechosos y 14 defunciones, por lo que es el municipio del sur con mayor número de contagios acumulados y activos, así como también en las defunciones ocupa el quinto lugar a nivel estatal.

El primer edil del municipio, Rafael Montalvo, ha hecho un llamado enérgico a los habitantes del municipio para que acaten las medidas de prevención de salud, y externó que lamenta las defunciones, sobre todo de las personas de la tercera edad, quienes ni siquiera salieron de sus casas y fueron contagiados por algún familiar.

Texto y foto: Bernardino Paz Celis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *