Los meridanos se levantaron tarde tras la vorágine navideña

La vorágine de los últimos días previo a la Noche Buena y la Navidad se convirtió este viernes en una ciudad solitaria, pues los meridanos, a excepción de algunos que salieron a trabajar, se levantaron tarde como consecuencias de las reuniones familiares de la noche del jueves.

Las autoridades no reportaron accidentes, ni fiestas masivas como en el pasado, lo que indica que los meridanos en particular se cuidaron de hacerlas, aunque sí hubo reuniones familiares.

De hecho, precisamente esas personas fueron las que este viernes, después de las ocho de mañana, eran los que deambularon por la calles de regreso a sus hogares.

Normalmente se les vio caminar hacia las paraderos de camiones.

“Yo llegué a las 6 a.m. y todo estaba muerto, nadie estaban caminando por el centro”, dijo un policía, que fue asignado a la plaza central, enfrente de la Catedral.

Según el oficial, el movimiento se empezó a reflejar después de las 8 a.m., pues a esa hora comenzó la Misa de Navidad, en la Catedral de San Idelfonso.

En un recorrido, el reportero de Peninsular Punto Medio, constató que los comercios que abrieron a las 10 a.m. fueron las farmacias y algunas tiendas de ropa y otras variedades, como Milano.

El transporte público comenzó a funcionar desde las 6 a.m., a cuentagotas, y más tarde ya con más unidades, aunque nunca llegaron al 100%, tanto por la pandemia como por las reuniones familiares.

Texto de Esteban Cruz Obando

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *