Los órganos autónomos deben de ser incómodos a los sujetos obligados: Aldrin Briceño Conrado

Se dice fácil, pero 15 años después el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales en Yucatán (Inaip) ha tomado nuevos bríos, precisamente porque se apoya en los ciudadanos y la academia, además de la capacitación constante de su personal y de los sujetos obligados.

Es un hecho que en la medida que aumenta la participación ciudadana se potencializa el alcance de las resoluciones del organismo, cuya principal función es garantizar dos derechos, la Transparencia y la Rendición de Cuentas, y para ello se tiene que ser hasta incómodo con los sujetos obligados, afirmó su comisionado presidente, Aldrin Martín Briceño Conrado.

De acuerdo a Briceño Conrado, en el Inaip ya no dan prioridad a las multas, pues hasta en eso han dado el salto, pues se han dado cuenta que lo que más afecta a los funcionarios es la fama pública, por lo que ahora recurren a las amonestaciones públicas, pues todos los sujetos obligados (funcionarios, principalmente) lo que más cuidan es “el qué dirán”.

De hecho, desde marzo a septiembre de este año se han realizado ya 45 medidas de apremio (amonestación), principalmente a responsables de las unidades municipales de transparencia, alcaldes y tesoreros de Kanasín, Ticul, Muna, Acanceh, Sanahcat, Calotmul, Izamal, Progreso y Río Lagartos, entre otros.

A continuación,    la charla con nuestro entrevistado en este Sazón Político, a propósito de los 15 años del Inaip.

¿Cuál es la radiografía del INAIP, 15 años después?

“Nuestros indicadores de gestión son positivos, por ejemplo, estamos hablando de que hace 15 años estaba naciendo, hoy es un instituto que está trabajando con los propios ciudadanos y sobre todo está haciendo un trabajo consistente en la defensa de los Derechos Humanos como son el Acceso a la Información Pública y la Protección de los Datos Personales. Bajo está lógica a partir del año 2015 hemos iniciado un trabajo de apertura y sobre todo de promoción de la cultura de la transparencia”.

¿Cómo miden el trabajo que realizan?

“El elemento más importante de todo esto es el ciudadano, por eso es que podemos observar que el año pasado recibimos alrededor de 600 recursos de revisión y hoy, en 2019, a estas fechas de septiembre ya tenemos más de 1,300 recursos de revisión. ¿Qué quiere decir esto? Que existe una mayor confianza por parte de los ciudadanos, pero también hubo una claridad y sobre todo un mayor conocimiento acerca de las funciones y atribuciones que tiene el instituto estatal. Bajo esta lógica también han crecido las solicitudes de transparencia a los más de 245 sujetos obligados, pues el año pasado tuvimos alrededor unas 12 mil solicitudes de acceso a la información y hoy seguramente vamos a estar muy cerca de los 20 mil”.

¿A qué atribuyes esas cifras?

“No es otra cosa más que un mayor conocimiento del uso de esos derechos humanos por parte de los ciudadanos. Entonces los cambios y los indicadores hablan acerca de esta confianza ciudadana, pero sobre todo de que el trabajo se ha incrementado y que esperemos que va a seguir incrementando en atención a que la gente conozca más estos dos derechos. Yo estoy cada día más seguro de que hay una nueva generación de servidores públicos que va conociendo acerca de estas obligaciones y de la necesidad de cumplir con la ley”.

¿Ustedes están en todos los municipios?

“Por ley todos los municipios, los 106 municipios, tienen que contar con un titular de la Unidad de Transparencia. Hace 15 años solamente había tres, hoy ya todos y eso es otro indicador de gestión que ciertamente clarifica que este trabajo va para adelante. La transparencia llegó para quedarse, ahora el objetivo es la rendición de cuentas”.

¿Quiénes son sus apoyos, sus pilares, para lograr sus objetivos?

“Existe un binomio con los órganos garantes, y es que tenemos que trabajar de la mano con la ciudadanía y con los medios de comunicación. Tenemos dos medidas de apremio: la multa y la amonestación pública. Por conseja popular en nuestro país pensamos que la multa es algo terrible. Ciertamente lo es, porque lo tiene que pagar con sus propios recursos, pero para servidor público hay algo más allá que se llama el prestigio, no quieren ni una mancha dentro de su expediente como servidor público, por eso hoy la amonestación pública, el señalamiento social y de los medios de comunicación es muy importante”.

¿Así de fuerte?

“Estamos hablando de que la amonestación pública se vuelve de una herramienta eficaz para señalar este tipo de conductas por parte de los ciudadanos, pero muy especialmente por parte de los medios de comunicación, que estén atentos de escudriñar el trabajo el pasado, el presente y el futuro de los servidores públicos”.

El Presidente de la República critica los organismos autónomos, ¿qué piensa sobre eso?

“No sé el tipo de información que pueda tener el Presidente de la República, pero la realidad es que los grandes casos de corrupción de los últimos años han sido gracias a investigaciones que periodistas y académicos han hecho con respecto a las páginas de transparencia y también a los contratos que se van subiendo a las propias páginas de transparencia, tales como la Casa Blanca, la Estafa Maestra, el Pemexgate, los Amigos de Fox, estamos hablando de todos estos casos emblemáticos en donde hubo algún tipo de falta administrativa y que han sido conocidos a partir de la transparencia”.

¿Entonces, al contrario, deberían fortalecerse?

“La corrupción siempre ha existido, pero yo creo que la transparencia abona porque se muestra la corrupción. Y eso es lo que hemos ganado porque el trabajo de institucionalizar una política nacional de transparencia no es una cuestión que se le deba a un político, los órganos garantes tienen por necesidad que ser incómodos al poder porque nosotros damos pauta para un escrutinio público del trabajo que realizan las autoridades. Exigimos que se entregue información al ciudadano independientemente de cualquier otra connotación. Entonces yo creo que vamos avanzando en este sentido y finalmente tenemos que seguir dando resultados, tanto cuantitativos como cualitativos del trabajo que realizamos y los propios órganos garantes tienen que dar muestra de que estamos del lado correcto, que es el lado de los ciudadanos”.

Texto y foto: Cortesía

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *