Los pasos de Violet

Mary Carmen Rosado Mota
@mary_rosmot
latribunaesnuestra@gmail.com

La semana pasada se dio a conocer la noticia que la árbitra Edina Alves (Brasil) y las asistentes Neusa Back (Brasil) y Mariana de Almeida (Argentina) fueron designadas para el Mundial de Clubes de la FIFA que se celebrará en febrero de este años, dando un importante paso puesto que es la primera ocasión que habrá mujeres arbitrando en este torneo.

El caso de las silbantes sudamericanas nos recuerda a la juez francesa Stephanie Frappart que a principios de diciembre fue la primera mujer en un partido de la Champions League varonil. Aunque el futbol parece estar a penas comenzando a dar pasos importantes en la igualdad de género, hace más de una década en otro deporte hubo una mujer que también rompió estereotipos para hacer valer las reglas del juego.

Violet Renice Palmer nació en 1964 en Los Ángeles, Estados Unidos, su amor por el baloncesto y el esfuerzo depositado en su práctica la hizo obtener una beca en la Universidad Politécnica de California, con cuyo equipo obtuvo dos campeonatos de la NCAA. Pero el gusto por este deporte llevaría a la decidida joven a otra esfera, el arbitraje.

Después de ser una de las arbitras más reconocidas de la división femenil del baloncesto universitario, llegaría su gran oportunidad en la NBA cuando le ofrecieron un lugar en el programa de formación arbitral. Pese a saber el reto que implicaba ser mujer y ser afroamericana, Palmer estaba convencida del buen trabajo que realizaba como silbante y se decidió a sentar un precedente para la historia, dejando atrás comentarios como “vete con las mujeres” o “regresa a la cocina”.

En 1997 se convirtió en la primera mujer en arbitrar un partido de la temporada regular de la NBA y a partir de ahí, toda su carrera se convirtió de momentos históricos y precedentes. Lo más importante para Violet era demostrar que no importaba si eres hombre o mujer, el valor de un arbitro en la duela es el mismo y el respeto que amerita lo tiene que hacer valer sin ningún tipo de intimidación.

Más tarde en el 2006 fue la primera en oficiar un partido de playoffs, años después, en el 2009, fue la primera arbitra en una final de la NBA y en el 2014 vendría uno de los momentos más especiales al ser la primera arbitra en un Juego de Estrellas. Incluso estuvo presente en aquel diciembre del 2006, en uno de los momentos más vergonzosos de la liga de básquetbol estadounidense.

Violet terminó su carrera como arbitra en el 2016 luego de estar presente en más de 900 partidos de la NBA, tras su retiro se ha dedicado a disfrutar de su vida personal y de ayudar a que más mujeres puedan inspirarse y seguir los pasos que alguna vez ella misma recorrió.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *