Yucatán a salvo de los apagones 

La península de Yucatán no debería verse afectada por los apagones que se han presentado en el norte del país porque el suministro de gas natural proviene de la planta de Ciudad Pemex, aseguro el presidente de la Canacintra Yucatán, Jorge Charruf Cáceres.

El dirigente empresarial aclaró que el problema de desabasto que se presentó en el norte del país no afecta a la entidad, ya que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) utiliza en buen porcentaje combustóleo para producir energía hacia las redes de suministro que llegan al estado.

“En este momento, Yucatán no recibe gas natural del ducto de Texas, sino que el suministro proviene de Ciudad Pemex, Tabasco, por lo que no se esperan cortes o apagones de energía en la zona peninsular”, aseguró.

Dijo que las plantas de producción de energía eléctrica se mantienen funcionando y CFE y la Cenace (Comisión Nacional de Control de Energía) no han informado que se pueda afectar la red de suministro a esta región.

El empresario también habló sobre las estrategias anunciadas en días pasados al momento de la toma de responsabilidad al frente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación, específicamente sobre la industrialización del sector primario del estado.

Dijo que el plan de trabajo presentado propone a los asociados de la cámara nuevas alternativas y nichos de negocios que se pueden aprovechar en beneficio de la creación de empresas y fuentes de empleo en los municipios y la propuesta de la industrialización del campo es un reto que deberá gestionarse como propuesta y consensuada con el gobierno del estado.

Miel, cítricos, chile habanero, carne de cerdo y pollo, son rubros que deberá valorar el empresario yucateco como alternativas para proponer proyectos productivos para el sector agropecuario y agroindustrial, recalcó.

“La meta es iniciar una serie de mecanismos de consulta con empresas locales, nacionales e incluso internacionales para proponer un horizonte que permita a mediano y largo plazo impulsar inyección de recursos al campo y productividad, para obtener productos de calidad que se puedan industrializar”, explicó.

Recordó que hace algunos años se iniciaron proyectos de esta naturaleza como la juguera de Akil -que no tuvo una supervisión empresarial, sino gubernamental- que al final se perdió y ocasionó pérdida de recursos que debe tener un aprendizaje.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *