Making a door less open

Por Marcial Méndez

Car Seat Headrest es el nombre del proyecto musical encabezado por el joven Will Toledo. A lo largo de la década que recién ha acabado, la agrupación ganó reconocimiento por su rock de vibra indie, lo-fi, auténtica y vigorosamente juvenil, particularmente con discos como Twin Fantasy y Teens of Denial. Casi a mitades del 2020, a principios del presente mayo, el grupo ha lanzado Making a Door Less Open, un nuevo álbum en el que, curiosamente, se alejan un tanto de las guitarras distorsionadas del rock para experimentar con sintetizadores y sonidos más indie pop.

La incursión a tal nuevo estilo, aunque no extremadamente drástica, sí fue algo bizarra y no del todo bien ejecutada. Existe potencial en el sonido que Car Seat Headrest trata de abordar (como lo demuestra la excelente segunda pista del álbum: Can’t Cool Me Down), pero, en su mayoría, el nuevo disco no logra mezclar tan exitosamente el nuevo estilo de instrumentación con la esencia de la agrupación. En ocasiones, la experimentación con los sonidos electrónicos simplemente se siente inadecuadamente lograda, pero lo que más lastima a este álbum en comparación al resto de la discografía de Will Toledo es el cómo el tono más indie pop parece sacrificar la inventiva y emoción a cambio de un sonido más convencional, tal vez algo más fácil de escuchar (cuando la experimentación no se sale de control), pero menos poderoso como obra de arte. La unicidad de Car Seat Headrest se pierde un tanto en su transición musical, tan así que incluso algunas pistas llegan a recordar el sonido de agrupaciones como The Killers (y nadie se decide por escuchar un disco de Car Seat Headrest esperando que suene como The Killers).

En sí, Making a Door Less Open no es un mal álbum. Se mantiene bastante sólido a lo largo de sus 11 pistas y tiene un par de momentos excepcionales. Sin embargo, se siente menos destacado, menos único, tanto en comparación con los éxitos de la discografía de Car Seat Headrest como con otras producciones de los géneros musicales que aborda. Algo se perdió en la traducción, solo un poco, pero se perdió. La idea general está ahí, pero la potencia y la energía están disminuidas. Teniendo claro el tremendo talento artístico de Will Toledo y su banda, no me queda duda de que es cuestión de pulir más el nuevo sonido para rescatar lo perdido. Esperemos que así ocurra en sus nuevos proyectos, ya sea que mantengan los sintetizadores o regresen a su antiguo estilo de rock.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *