Manual de supervivencia psicológica

Con la pandemia nuestros planes han saltado por los aires y necesitamos reconstruirnos y redefinirnos. Debemos liberarnos de ataduras, cultivando la flexibilidad mental y entrenando nuevas habilidades de vida con un enfoque positivo para adaptarnos al cambio y conseguir nuestra  supervivencia psicológica, según la autora de “Las 22 claves psicológicas para entender la pandemia”.

El covid-19 cambió nuestra vida, transformó nuestros planes, deseos, prioridades, necesidades, sistemas de valores… Y nos sometió a un aislamiento que revolucionó los patrones de conducta más habituales, según Alicia Martos (Linares, España, 1987), licenciada en Psicología, profesional de los recursos humanos y experta en comunicación no verbal.

Para Martos (https://twitter.com/aliciamartoscnv?lang=es) la pandemia hace tambalear, además del sistema económico, los cimientos más profundos de nuestra mente, por lo que en su último libro “Se hizo el silencio. Las 22 claves psicológicas para entender la pandemia”, ofrece un “manual de supervivencia psicológica en tiempos de coronavirus”.

Señaló que el acontecimiento traumático por el que hemos atravesado, con mayor o menor drama, no solo nos hace reflexionar sobre lo que vale la pena conservar de nuestro estilo de vida anterior, sino que también nos plantea una pregunta: ¿Qué vale la pena construir a partir de ahora? 

“La respuesta a esa pregunta necesita de la creatividad particular de cada persona y nos revela que las decisiones que estamos tomando ahora van a tener impacto profundo en el mañana y que ese reto puede ser apasionante”, señaló Martos.

“Hoy podemos reinventar nuestros vínculos de una forma más sana e igualitaria, respetando el planeta. A partir de ahora, el ejercicio de reconstruirnos y lidiar con los conflictos, el sufrimiento, la ansiedad, o incluso el duelo, es un trabajo del que solo uno mismo es responsable”, aseguró. 

Señaló que para este trabajo contamos con el aliciente de saber que “hasta en instantes de crisis el ser humano puede descubrir el equilibrio y la motivación por sanar y prosperar está en su naturaleza, en su esencia genética”.

“Además podemos pedir el apoyo y acompañamiento de nuestro círculo de confianza y especialistas”, apuntó.

Pero solo conseguiremos una transformación real con conciencia, esfuerzo y compromiso personal, advirtió Martos, evocando una frase del psiquiatra Carl Gustav Jung, “No soy lo que me pasó, soy lo que elijo ser», y remarcado que todos disponemos de esa capacidad para elegir el tipo de vida que queramos tener.

“Este nuevo panorama vital, cuya trascendencia aún tenemos que asimilar, nos coloca en un momento decisivo del que podemos salir reforzados, pero no disponemos de un impulso automático hacia el avance, ¡debemos activarlo nosotros!”, advirtió.

“No podemos volver atrás, solo nos queda asumir el cambio y adaptarnos a esta ‘nueva normalidad’ y concienciarnos de que, lo que hemos vivido y nos ha golpeado, puede repetirse”, aseguró.

Ante una situación de inestabilidad como la actual, el bloqueo y la nostalgia nos paralizan, mientras que la flexibilidad mental nos ayuda a adaptarnos con más rapidez a las nuevas condiciones de vida.

RETIRAR OBSTÁCULOS, ROMPER ATADURAS

Para Martos, “la incomodidad, la frustración y la insatisfacción son tres buenos elementos para la ecuación exitosa del cambio. Nos hacen despertar y movilizarnos a la acción, provocan una visión diferente del futuro, despiertan nuevas aspiraciones y nos dan la posibilidad de convertirnos en protagonistas del cambio”.

“Una buena manera de hacerlo es retirar obstáculos en lugar de iniciar acciones constantemente. Lo más fácil es empezar por desprenderte de todo aquello que te impide avanzar”, señaló.

“Estas ataduras suelen adoptar forma de miedos: a perder el control, a empezar una vida en solitario, a no encontrar otro trabajo, a cambiar nuestro estilo de vida, a perder lo que hemos conseguido con tanto esfuerzo. Pero, en vez de intentar huir, la mejor forma de ganarle terreno es encararse con ellos sin resistencia, mirarlos directamente, y preguntar “¿Qué me estás queriendo decir? ¿Con qué me estás confrontando?”, indicó Martos.

“Los miedos son una distracción que hay que limitar, porque reducen nuestro nivel de adaptabilidad a los cambios, igual que la sobrecarga emocional o las resistencias mentales («esto no tenía que haber pasado», «todo va a peor»)”, explicó.

“Necesitamos librarnos de esas “distracciones” para poder determinar qué adaptaciones hacer. Debemos aclarar esas «aguas» para poder explorar con claridad lo que hay debajo, los problemas de fondo”, indicó.

Para eliminar el miedo y otras “distracciones” esta psicóloga también aconseja absorber nueva información que nos capacite para resolver lo que es relevante, desaprender aquello obsoleto y focalizarse en un esfuerzo consciente para cambiar.

Martos recomendó “redefinirnos, haciéndonos preguntas incómodas que nos ayudarán a desarrollar el coraje y normalizar así el miedo, como ¿de qué manera pediría un aumento de sueldo ahora?, ¿podría montar realmente este negocio?, ¿qué pasaría si retomara de nuevo el contacto con mis amigos después el aislamiento?”.

En tiempos de pandemia también es recomendable “tener curiosidad por las cosas que nos fascinan, expectativas y deseos a través de conversaciones, así como buscar inspiración, ejemplos y apoyo en otras personas”, según Martos.

“No te limites a buscar las respuestas en Internet, un acto vago que hace que nuestros cerebros se vuelvan perezosos y disminuya nuestra capacidad para resolver los desafíos difíciles”, añadió.

“En efecto, con la pandemia nuestros planes han saltado por los aires, pero no te quedes ahí. ¡Entrena nuevas habilidades de vida con un enfoque más positivo”, enfatizó Martos.

“Tu pasado no te determina ni te define. No te dejes llevar por las circunstancias, toma el mando, progresa, crea tu propio futuro y, cuando avances poniendo el foco en tus deseos, metas y nuevas aspiraciones, tu pasado dejará de tener relevancia”, finalizó.

Texto y fotos: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *