Maradona no vino por la droga

Por Arturo Pérez 

Sin duda  alguna, Diego Armando Maradona nos ha cerrado la boca a más de uno, todos los que criticamos su llegada a Dorados. En dos meses de trabajo demostró que no vino a vacacionar a México, llegó a entrenar. Tal vez lo hizo con el afán de empezar un nuevo ciclo como entrenador, quien sabe, pero de momento ya cumplió con el objetivo del Gran Pez: clasificar a la liguilla del Ascenso MX.

El club sinaloense se encontraba en el décimo tercer puesto de la tabla general, fuera de liguilla y dando pena, entonces Maradona entró en escena y ahora el panorama es completamente diferente. Están en el séptimo puesto de la tabla, clasificados a liguilla y jugando un fútbol atractivo. El Gran Pez logró 18 de 21 puntos posibles desde la llegada del argentino.0

Este cambio le hizo bien a su equipo y también los pone como claros candidatos al título de este torneo. ¿Puede ser muy pronto para ponerlos ahí? Tal vez, pero esto se hace basándonos en como funcionan las liguillas en el futbol mexicano. El campeón puede ser el que fue mejor durante todo el año o el que ganó sus últimos siete partidos de liga, ¿por qué? Porque lo importante en la liguilla es cómo terminas el torneo, no como lo empiezas.

El Tijuana de Guzmán estuvo invicto siete jornadas y al final no clasificó a liguilla, el León de Gustavo Matosas clasificó de milagro y quedó bicampeón, y tenemos más ejemplos así. La realidad es que Maradona hizo a un lado las mentiras de que “la adaptación es tardada”. Él llegó a trabajar desde el primer día y ya se ven sus frutos. Ahora, sólo me pregunto qué pasará el siguiente torneo.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: