Más con menos

Por Armando Escalante

El viernes pasado, el director de la Japay Sergio Chan Lugo anunció el mejoramiento del sistema de agua potable que abastece al puerto de Progreso, mediante una serie de obras que fueron pensadas y diseñadas para solucionar problemas añejos que derivaban en la escasez del preciado líquido y la molestia de los habitantes y de los temporadistas. Anhelada solución y a la vez un gran anuncio del Gobierno del Estado para los yucatecos, pero en particular para los progreseños que seguramente pondrá fin a las interrupciones y mal servicio que durante décadas han padecido habitantes y temporadistas.

También se anunciaron obras de infraestructura para mejorar la imagen del puerto, como parte del compromiso del gobernador asumido ante navieras y líneas de cruceros, que permitan ofrecer una puerta de entrada a Yucatán más digna a los turistas que nos visitan por mar, así como para los miles de paseantes que a diario registra Progreso. Diversos medios de comunicación han informado con detalle sobre las numerosas obras que se van a realizar en este destino de playa y solo esperamos que la gente apoye al alcalde Julián Zacarías y no surjan los clásicos obstáculos que suelen aparecer en este puerto, siempre que se quiere hacer algo.

Pese a los recortes presupuestales y el fuerte castigo que aplicó el presidente Manuel López a los recursos que manda al estado, retirando fondos de los programas que generan bienes de capital para en vez de ello regalarlos a las clientelas que votarán en el futuro por él y sus candidatos, las autoridades locales están respondiendo mediante el uso eficiente de los recursos y dejando de hacer seguramente otras cosas.

En Mérida, el alcalde Renán Barrera y su equipo hacen múltiples obras con menos recursos, en particular porque su administración resiente la baja de recursos impuesta por el presidente López, quitando a la urbe muchísimos fondos que sirven para infraestuctura. Sin embargo, porque la administración municipal es eficiente y ordenada en la aplicación de los dineros públicos, han logrado salir adelante.

La gente que ama al “peje”, lo sigue e idolatra, no tiene la menor idea de que Mérida podría resentir las huellas de esa baja de recursos cuando aumenten las luminarias apagadas, los baches, la falta de mantenimiento a parques y jardines, como tampoco sabe que la suma de los fondos que nos quitado a los yucatecos le representa al Gobierno del Estado la misma suma que se gasta en todo un año en Mérida, o sea unos 4,500 millones de pesos. Nadie que quiera a su ciudad o a su estado podría estar de acuerdo con que se le quiten los fondos que sirven para mantenimiento y conservación y los destinen a gente que no estudia ni trabaja, sin ningún control o supervisión o bien se le regalen a Centroamérica.

El xix. El Monumento a la Patria no fue protegido por la celebración de un concierto donde irían miles de personas, pero sí fue cercado este sábado cuando desfilaron personas civilizadas en favor de la familia como medida de precaución. Lástima que nadie cuidó y preservó el monumento a la Maternidad. De Morena y la Sra. Sheimbaun lo entendemos en la CDMX. ¿Y de Mérida?

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *