Más de 16 horas de lluvias ocasionará hoy el huracán Zeta

Gobierno del Estado suspende las clases y toda actividad por el paso del meteoro

Con la llegada del huracán “Zeta” a la Península de Yucatán ya son tres los ciclones tropicales que han afectado a lo largo del mes de octubre a la entidad, por lo que la principal preocupación de las autoridades son las copiosas lluvias y viento fuerte que se espera traigan las amplias bandas nubosas de este fenómeno, después de que el manto acuífero en la zona todavía se mantiene muy elevado.

En el oriente del estado aún se mantienen cerradas a la circulación varias carreteras como la que comunica a Loche con Río Lagartos y la de Panabá a San Felipe, mientras que en la capital yucateca todavía se reportan zonas inundadas en algunos fraccionamientos ubicados en el norte de la ciudad; además se espera una lámina de lluvia con acumulados de entre 150 a 250 centímetros por metro cuadrado, lo que es una cantidad bastante importante y más en las condiciones en que se encuentra el subsuelo.

A decir de especialistas en la materia, “Zeta”, cuyo centro ingresó anoche por Tulum, Quintana Roo, saldrá al Golfo de México en horas de la tarde, pero sus efectos, chubascos y vientos de tormenta tropical seguirán sintiéndose en la capital yucateca hasta las cinco o seis de la tarde, por lo que Protección Civil estatal pidió a la población mantenerse resguardada durante el paso de este fenómeno que, se pronostica, se debilitaría a tormenta tropical a su paso por el estado.

Los preparativos para recibir a “Zeta”, que ayer a la una de la tarde se convirtió en huracán categoría 1, comenzaron desde las 8 de la mañana cuando se reunió el Comité Estatal encabezado por el gobernador Mauricio Vila Dosal, quien de manera posterior viajó al oriente de la entidad para supervisar la evacuación de los puertos de El Cuyo, Río Lagartos, Las Coloradas y San Felipe.

Por cierto que para atravesar la carretera de San Felipe a Panabá las personas que eran transportadas a refugios pasaron una verdadera odisea, ya que el agua estancada desde el paso de “Delta” alcanzaba todavía un metro de altura, por lo que solo era posible que crucen camiones, mientras que se formaban largas filas de vehículos que intentaban pasar entre los vasos de agua que prácticamente desaparecieron la vía, como se puede apreciar en las imágenes que compartió la usuaria de Facebook, Margarita Moreno.

Para evitar alguna situación inesperada, el mandatario estatal ordenó la suspensión de las actividades en la zona oriente del estado a partir de las dos de la tarde de ayer y a partir de las 18 horas en el resto de la entidad.

Por su parte, el alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha, encabezó una reunión con su Comité Municipal de Protección Civil en la que se dieron detalles de la evolución del fenómeno, y posteriormente se dirigió al Fraccionamiento Las Américas, donde se reforzaron acciones preventivas en las zonas más afectadas tras el paso de Delta.

De la misma manera, los directores de diferentes dependencias municipales con sus equipos de trabajo se mantuvieron en las comisarías a fin de coordinar los apoyos, a la vez que se habilitaron 20 de 68 refugios temporales en diversos puntos de la ciudad, especialmente en el sur y en las comisarías.

Cerca de las 22 horas llegó el ojo del huracán por Tulum, Quintana Roo y a la medianoche ingresó a territorio yucateco con vientos de 130 kilómetros por hora y rachas de hasta 157 km/h, aunque el pronóstico es que se debilite a tormenta tropical y cuando salga al Golfo de México recobre intensidad.

Una de las cuestiones que más preocupación causa entre los meteorólogos es la trayectoria que podría tomar “Zeta”, ya que estaba latente la posibilidad de que por los vientos cortantes su centro de alta presión fuera empujado hacia el suroeste, por lo que no se descartaba la posibilidad de que pasara más cerca o incluso sobre Mérida.

El pronóstico de lluvias para la capital yucateca indica que será a partir de las 3 de la mañana cuando comiencen las precipitaciones acompañadas de vientos de tormenta tropical. Aunque se espera que entre las cinco y siete de la mañana el fenómeno esté saliendo al Golfo de México por un punto entre Dzilam Bravo y Telchac, se estima que los últimos efectos se sientan alrededor de las 16 horas en Chuburná Puerto, donde desde ayer comenzaron a resguardarse embarcaciones y motores.

Las autoridades advierten de riesgo de marea de tormenta y oleaje elevado para la costa, especialmente en el oriente.

Por su parte el titular de Protección Civil del municipio de Progreso, Aurelio Medina, dijo que se habilitarán cuatro refugios en donde se recibirán a las familias que habitan en la zona de la ciénaga. Para su funcionamiento se recalcó que se cuidarán todas las medidas sanitarias para evitar riesgos de contagios de coronavirus.

Texto: Manuel Pool Moguel

Fotos: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *