Meridanos con casas de playa piden ser vacunados

Pese a residir desde el inicio de la pandemia en el puerto, varias personas originarias de la ciudad capital se quedan fuera del proceso

El inicio de la vacunación contra la COVID-19 en Progreso ha generado polémica, debido a que varias personas se han quedado fuera del proceso por no contar con una INE que confirme su residencia en el puerto.

Desde este lunes que iniciaron las inoculaciones tanto en la secundaria Carlos Marx como en el Centro de Salud han acudido varias personas, en su mayoría de la ciudad de Mérida que cuentan con residencias en el puerto, pero que carecen de una credencial que los identifique como residentes.

Varias de estas personas se quejaron debido a que tienen recibos de predial que constatan que tienen propiedades, además señalan que desde que inició la pandemia han estado viviendo en el puerto por lo que esperaban fueran vacunados, pues incluso se inscribieron en los bajos del palacio municipal o en línea para recibir las docis.

Por su parte los servidores de la nación han negado el acceso a las vacunas a estas personas y afirman se dará prioridad a adultos mayores que hayan residido toda su vida o gran parte en el municipio.

Respecto a quienes no tienen INE de Progreso, comentaron que se les considerará a lo último del proceso, entre el jueves y viernes, pero además deben acudir al palacio y solicitar una carta de vecindad, de lo contrario no se les garantiza que serán vacunados.

Este problema también lo han tenido residentes extranjeros tanto canadienses como norteamericanos, quienes se inscribieron pero fueron rechazados en el proceso.

En ese sentido, varios ciudadanos piden que los integrantes del Gobierno Federal brinden soluciones antes de que termine el proceso de vacunación, el cual se comentó durará una semana en el puerto.

Texto y foto: David Correa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *