Michelle Fridman, bienvenida a Yucatán…

Por Roberto Ojeda

Entramos en el mes de diciembre, el de los buenos deseos, proyectos y expectativas para el siguiente año. El 2018 se nos fue y nos dejó algunas cosas interesantes para el análisis, así como personalidades que estarán en la mira.

Una de las personas que estarán en el foco durante el próximo año es la titular de la Secretaría de Fomento Turístico del Gobierno del Estado, Michelle Fridman.

Empresaria del ramo turístico nacida en la Ciudad de México y dueña de la agencia EME Media, dedicada al marketing, a las relaciones públicas, la estrategia de comunicación, el manejo de crisis mediática, así como el posicionamiento turístico de destinos; Fridman ha trabajado muy de la mano con administraciones de varios colores, pero tiene una relación especial con Guanajuato, histórico bastión panista.

Fue muy sorpresivo su nombramiento hace unos meses porque no figuraba en el radar de personalidades del Estado, pero también ha generado polémica por algunas acciones que ha tomado y porque, muy en el fondo, el yucateco ve con mucho recelo a todos aquellos que vengan de fuera, principalmente a los que tratan de venir a enseñarle cómo deben ser las cosas en su tierra.

Sin embargo, el principal problema que tiene Michelle Fridman, y que seguirá teniendo, no es su capacidad y experiencia (porque nos consta que sabe de su trabajo), ni en el hecho de venir de fuera, sino el probable conflicto de intereses que podría traer su nombramiento.

El trabajo que realizó su agencia de relaciones públicas y promoción turística en Mérida en la administración pasada, es el mismo que llevará al cabo en el Gobierno del Estado; pero en una jugada maestra del gobernador Mauricio Vila Dosal, quien decidió que en lugar de contratar a la empresa, se le diera el cargo de secretaria de Fomento Turístico a la propietaria de la misma.

Nos queda claro que el Ayuntamiento de Mérida fue uno de los clientes de EME Media, como lo consignan notas de EmpreFinanzas, B&M News, Multipress, entre algunos otros, por lo que el nombramiento de Michel Fridman no es correcto a los ojos de los puristas de la administración pública.
No dudamos de la honorabilidad de la actual funcionaria y queremos creer en sus palabras cuando dice que no hay conflicto de intereses, pero eso lo tendrá que demostrar a lo largo de su gestión al frente de la dependencia estatal, con total transparencia en las licitaciones y el manejo de las finanzas de Sefotur.

Tendrá que demostrar a cada momento que todos los servicios que contrate serán ajenos a su empresa o a cualquier otra que haya estado ligada con ella, por que, en este momento, la percepción de los medios es que el Gobierno del Estado contrató a la agencia EME Media y le encargó la gestión de la Secretaría de Fomento Turístico.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: