Myanmar registra uno de los días más sangrientos

La comunidad internacional condena la violencia y pide la restauración de la democracia

En un “día de deshonra”, las autoridades militares de Birmania (Myanmar) desataron ayer una matanza de decenas de civiles, incluidos tres niños, durante la brutal represión de las protestas antijunta en las que el recuento de fallecidos asciende a 91, según el medio local Myanmar Now.

Se trata del día más sangriento desde el golpe de Estado del pasado 1 de febrero liderado por el jefe del Ejército y de la junta militar, Min Aung Hlaing, que ayer presidió un desfile castrense con motivo del Día de las Fuerzas Armadas en la capital, Naipiyidó,

Según el recuento de Myanmar Now, las muertes ocurrieron durante manifestaciones celebradas en unas cuarenta ciudades en regiones y estados como Rangún, Mandalay, Sagaing, Bago, Magwe, Tanintharyi y Kachin.

La cifra total de víctimas mortales, que hasta el viernes ascendía a al menos 328, superaría ya los 400 fallecidos.

Pese a la represión con gases lacrimógenos y munición de goma y real, miles de birmanos volvieron a desafiar a los militares y policías con escenas escalofriantes que se podían seguir casi en directo en las redes sociales.

En un video captado por una cámara de seguridad, los soldados disparan sin haber sido provocados contra una motocicleta en un lugar donde no había protestas y se llevan a uno de sus ocupantes herido, mientras otros dos huyen corriendo.

En otro video desgarrador, un padre grita desconsolado que han matado a su hijo pequeño mientras lo lleva en brazos dentro de un coche.

DISPARAR A LA CABEZA

Los soldados y la policía han cumplido con la amenaza que en la víspera emitió la televisión y radio estatales: que dispararían a los manifestantes por la espalda y en la cabeza.

De hecho, la mayoría de los fallecidos en las manifestaciones desde principios de febrero son por disparos, muchos de ellos en la cabeza.

DÍA DE TERROR Y DESHONOR

“Este 76 aniversario del Día de las Fuerzas Armadas de Birmania quedará grabado como el día del terror y el deshonor. La matanza de civiles desarmados, incluidos niños, es indefensible”, expresó en un comunicado la Delegación en el país de la Unión Europea (UE), que pidió el fin de la violencia y la restauración de la democracia.

La Embajada británica también criticó en Twiter a la junta militar al acusarla de llevar a cabo “ejecuciones extrajudiciales” en el mismo Día de las Fuerzas Armadas.

También la Embajada estadounidense se sumó a las críticas, al acusar a los policías y soldados de “asesinar” a civiles, incluidos niños, a los que ha jurado defender.

El secretario general de la ONU, António Guterres, condenó la última matanza de civiles cometida por las fuerzas de seguridad birmanas y reclamó una respuesta “firme” por parte de la comunidad internacional.

“La continuada represión militar, que hoy resultó en el balance de muertes más alto en un día desde que las manifestaciones contra el golpe empezaron el mes pasado, es inaceptable y exige una respuesta internacional firme, unida y decidida”, señaló el portavoz Farhan Haq en un comunicado.

El jefe de Naciones Unidas urgió a los militares a evitar la violencia y subrayó que los responsables de violaciones graves de los derechos humanos deben rendir cuentas.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *