Nada, nunca

Armando Escalante
Periodista y analista político

Este periódico publicó ayer domingo en su portada y nota interior, que el Gobierno Federal informó que no tiene los recursos para ayudar a los campesinos yucatecos. Nada. Ni un peso. Fue una negativa más de brindar ayuda a quien lo necesita. Parece que es el sello de la casa, la firma o tarjeta de presentacion de la 4T para con este país.

Nunca hay recursos para nada y para nadie: sean niños con cáncer, sin tratamientos, sin vacunas; sean médicos y enfermeras, sin equipo, sin protección; sean pobres damnificados, sin casa y sin tierra. Ni hay forma de que desde la poderosa silla presidencial se le ablande el corazón a quien usa todo el dinero para amarrar votos para la eternidad.

El titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) del Gobierno Federal, Víctor Villalobos Arámbula, informó al gobernador Mauricio Vila Dosal que su dependencia no cuenta con los recursos para apoyar a los campesinos yucatecos que perdieron sus cultivos por los estragos de las tormentas tropicales “Amanda” y “Cristóbal”.

Tras las tormentas, el campo fue uno de los rubros más golpeados por la pérdida total del 85% de los cultivos de todo el estado, es decir que se perdieron 95,000 hectáreas con un valor comercial de su producción de 2,062 millones de pesos, la mayoría para el autoconsumo y el 60% pertenece a la comunidad maya. Hay que recordar que el Gobierno del Estado solicitó al Fonden que se incorporara dentro de los Subcomités de Evaluación de Daños un subcomité para el tema agrícola, lo cual, de acuerdo con las reglas de operación sí es posible, pero fue rechazado alegando que este rubro “no se encuentra contemplado” para el apoyo. Nada, nunca.

No obstante, en las reglas generales del Fonden se indica que se permite constituir subcomités con denominaciones distintas, siempre y cuando su objetivo sea la cuantificación y evaluación de los daños ocasionados por un Fenómeno Natural Perturbador y para la realización de acciones cuyo sector, infraestructura o concepto esté previsto en las Reglas o en los Lineamientos de Operación, por lo que sí es factible instalar un Subcomité de Infraestructura Agrícola, cuya función sería evaluar los daños que se causaron en este rubro.

Entonces, el Fonden canalizó la atención a la Sader; sin embargo, esta dependencia federal alegó que el Fondo de Cambio Climático y Contingencias se encuentra en ceros y no existen los recursos para apoyar al estado en la materia, dado que en el presente ejercicio fiscal no se opera este esquema, ni el componente de atención a siniestros u otra estrategia que estuviera alineada a lo que se menciona en las reglas de operación de este Fondo. Nada, nunca.

Aunado a ello, este año, es la primera vez que la Sader, dependencia del Gobierno federal, no asegura los cultivos de todo el país, como se hacía desde al menos 12 años. Este seguro catastrófico permitía apoyar a los pequeños productores con sus cultivos en caso de que se vean afectados por efectos climatológicos como sequías, vientos, trombas, inundaciones o huracanes; por lo que este año los hombres y mujeres de campo no cuentan con ese respaldo, quedando aún más desamparados ante las afectaciones sufridas.

Es por eso que el gobernador entregó un oficio al secretario federal donde le pide que, ante la imposibilidad de atender la emergencia con fondos propios para desastre naturales, la Sader solicite al Fonden los recursos necesarios para solventar la situación crítica del campo derivada de este desastre natural. La petición fue negada a la dependencia federal por el Fonden, quien dijo que no se destinará apoyo al tema agrícola desde este Fondo. Nada, nunca.

A pesar de esta negativa, en las Reglas Generales del Fonden, se estipula que la Sader se encuentra facultada para solicitar apoyo del Fonden cuando los recursos del Programa de Atención a Contingencias Climatológicas se encuentren ejercidos en su totalidad o resulten insuficientes. De todos modos, la respuesta fue la misma: nada, nunca.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *