Navalni abandona su huelga de hambre después de 24 días

El líder opositor ruso, Alexéi Navalni, puso ayer fin a la huelga de hambre de 24 días que había iniciado en prisión para exigir que le vean sus médicos de confianza tras instarle sus aliados a abandonarla de inmediato si quiere evitar un desenlace fatal.

“A la vista de los avances logrados y de todas las circunstancias, empiezo a abandonar la huelga de hambre. Según los protocolos, esto llevará otros 24 días y, dicen, es aún más difícil”, señaló Navalni en su cuenta de Instagram.

“Así que deséenme suerte”, se dirigió a sus seguidores en la red social, en la que indicó que volverá a ingerir comida tras un llamamiento alarmante de sus médicos de confianza el jueves y para no poner en peligro la vida de varias personas que habían iniciado huelgas de hambre solidarias.

Entre los que se habían sumado desde el exterior a la huelga de hambre se encontraban representantes de la asociación de víctimas de la matanza de la escuela de Beslán (2004), en Osetia del Norte.

“Amigos, mi corazón está lleno de amor y gratitud por ustedes, pero no quiero que nadie experimente sufrimiento físico por mi culpa”, señaló Navalni.

El activista anticorrupción explicó que, gracias al “tremendo apoyo de buenas personas en todo el país y en todo el mundo”, se ha logrado que le examinen en dos ocasiones médicos externos.

Navalni, de 44 años, inició la huelga de hambre el pasado 31 de marzo después de quejarse de dolores de espalda y la pérdida de sensibilidad en piernas y manos.

Le diagnosticaron una hernia doble y una protusión discal en la cárcel en la que cumple una condena de dos años y medio de prisión por un antiguo caso penal, pero Navalni insistía en que quería ser examinado por médicos especialistas de su confianza, algo que los servicios penitenciarios le negaron insistentemente.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *