Nimes…

La mujer estaba visitando una residencia de ancianos. Conversar con ellos, relatarles historias, hacerles a ellos platicar sobre sus vivencias y recuerdos era muy agradable. Y les venía muy bien a los mayores. Con el rostro y las manos arrugados por el tiempo y la vida los ojos seguían ilusionados y jóvenes… Eran taurinos!

La mujer les habló sobre Nimes…

“Una mañana Nimes escribió su nombre en pureza y oro en la gloria. Tantos momentos! Entramos a las nueve a la plaza…y la corrida comenzaba a las once y media. Sol, piedra, cielo mediterráneo, septiembre en toreo y verdad. El paseíllo se rompió en oles que se rompieron en emociones que se dibujaron en lágrimas que se deslizaron por las mejillas felices de tantas almas en comunión torera con Galapagar y la quietud.

Toreaba José Tomás…

Lo que ocurrió allí lo contaron muchos, lo escribimos varios, lo fotografiaron unos, lo vivimos pocos y lo hizo José Tomás. Y seguro que el Maestro Sabina le creó algún poema…

Fue pasión. Fue arte. Fue alma. Fue torería. Fue grandeza. Fue! Simplemente. Salimos del anfiteatro de Nimes entre nubes y esencia, hubo un antes y un después de aquel día, mi amigo Luis dice que las personas se dividen entre las que estuvieron allí y las que no.
Delante del hotel Atrya había un tiovivo. Hermoso. De esos de toda la vida, de los nuestros, los que dan vueltas de diversión y alegría, de muchos colores, los que tienen sus caballos y sus carrozas. Mi hermana y yo nos montamos, ella en el caballo y yo en la carroza, y entonces llegó la chica. Una niña con síndrome de Down. No tan niña ya, pero con la inocencia esa, y esa sonrisa franca. La invitamos, sus padres encantados, y su madre nos decía orgullosa ma fille, ma fille…

Ella disfrutó tanto! El carrusel solo con nosotras tres! Fue bonito! Nos regaló ella algo más en aquella mañana bella… Único todo!

Y por la tarde toreaban Juli y Castella…”

A los ancianos les encantò el relato, y la mujer se despidiò alegre. Volvería. Y volvería a contarles cosas del toro…

Dedicado a cualquier persona con síndrome de Down, en especial a Caye

Dedicado a mi hermana, Cecile, Paty, Noelia, Juan, Pablo, Pedro, Marisa, Raoul, Roseline, Arnaud, Bonnie…los que vivimos Nimes…

Dedicado a Matías Antolín, él me invitó a contar esta historia para su nuevo libro sobre José Tomás, su muerte nos ha dejado tal vacío…

Dedicado a José Tomás, a 16 días del día

Dedicado a Luis Carrasco
Y dedicado a las personas que adoro

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *