Niño de ocho años se quita la vida porque le quitaron su teléfono

Según el peritaje inicial, Kevin, se asfixió con la agujeta de uno de sus tenis

La adicción al celular tuvo consecuencia fatal en Ciudad de México, donde el pasado martes un niño de ocho años se quitó la vida porque sus padres le quitaron su teléfono.

De acuerdo con la declaraciones de los padres a la policía, Kevin, de ocho años,  jugaba con el aparato mientras la familia comía. El abuelo le pidió que dejara el teléfono y conviviera, pero el menor no quiso, acto por el cual el señor le arrebató el equipo.

El Universal publicó que luego de quitarle el teléfono, el niño discutió con sus padres; les dijo que no quería platicar con ellos y que seguiría en el teléfono, lo que desencadenó otro regaño.

Minutos después, Kevin se fue a su cuarto, donde  más tarde, los padres escucharon gemidos y como si “estuviera aventando cosas”, pero pensaron que era otra rabieta del menor.

Medios apuntan que tiempo después, alrededor de las ocho de la noche, la hermana de Kevin subió al cuarto para ver cómo estaba, pero lo encontró ahorcado.

Intento de auxilio

Tras ver al niño colgado, los padres de inmediato lo trasladaron a un hospital cercano a su casa de la de la colonia Atlampa, en la alcaldía Cuauhtémoc. Sin embargo, Kevin llegó sin signos vitales y con una marca en el cuello.

Según el peritaje inicial, Kevin, se asfixió con la agujeta de uno de sus tenis, la cual se enroscó en el cuello y amarró a su cama. El Universal relata en su nota que el niño habría ejercido tanta presión que murió en cuestión de dos minutos.

En entrevista con los agentes investigadores y medios de comunicación, los padres detallaron que el menor nunca mostró signos de depresión ni arranques de ira.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *