Niños de comisarías reciben instrumentos musicales para sus clases

Niños y adolescentes de San José Tzal y Chichí Suárez recibieron instrumentos para que sigan con su aprendizaje en los géneros de Son Jarocho, Música Norteña, Música de Mariachi y Música Yucateca.

A través del proyecto Música para la Niñez, infantes y adolescentes de las comisarías de San José Tzal y Chichí Suárez recibieron este sábado, de forma simbólica, diversos instrumentos musicales para que sigan con su aprendizaje en los géneros de Son Jarocho, Música Norteña, Música de Mariachi y Música Yucateca.

Todo ello en el marco de la firma del convenio entre Cultura Yucatán, A.C., y el Fideicomiso Público para la Administración del Palacio de la Música (FIPAPAM), signado por el compositor de música clásica Roberto Abraham Mafud y Maleck Abdala Hadad, respectivamente.

“Estoy muy contento e ilusionado que los niños estén aquí, este es un programa de cuatro meses, pero si lo hacemos bien, vamos a tener chance de pedir más programas y más instrumentos. Ustedes son nuestra esperanza, que toquen muy bien, que nos inviten a un concierto dentro de poco con el apoyo de sus maestros de la ESAY”, dijo el también empresario.

Contó que en Cultura Yucatán están tratando de ayudar a diversos proyectos culturales y colaboran con Sedeculta, con la Esay y con el Palacio de la Música.
“Somos 10 empresarios que tenemos ganas de conseguir más cosas para los niños y para los músicos en general”, recalcó.

Maleck Abdala Hadad contó que el proyecto Música para la Niñez se ideó hace casi un año cuando con Cultura Yucatán A.C. se pensó en un modo de activar los espacios del Palacio de la Música y, al mismo tiempo, contribuir y apoyar a la sociedad.

“El fin es realizar talleres y el Palacio de la Música tiene los espacios para llevarlos a cabo. Por ello contactamos a 30 niños y niñas de la Comisaría de San José Tzal y a 30 niños y niñas de la Subcomisaría de Chichí Suárez y gracias a la colaboración del Grupo ADO podemos brindarles el transporte todos los sábados para traerlos a las instalaciones del Palacio, en donde siete maestros los reciben cada semana y, gracias a Cultura Yucatán A.C. se puede recibir a los alumnos con instrumentos para su aprendizaje”, detalló.

Aseguró que los niños y de las niñas llegaron con un nulo conocimiento en los instrumentos que ahora sin miedo sostienen y ejecutan.

“Nuestra satisfacción ahora es que estamos depositando en cada uno de los beneficiados una pequeña semilla, y confiamos que esa semilla brindará sus frutos”, señaló.

En ese sentido, dijo, se están creando esparcimiento sanos y posibilidades para la vida, estimulando sus mentes, creando posibilidades de expresión y engrandeciendo las capacidades de cada uno de los pequeños que hoy se encuentran en el programa.

Texto y foto: Esteban Cruz 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *