Noruega registra 29 muertes de adultos mayores relacionadas con la vacuna COVID de Pfizer

Las autoridades de salud de Noruega registraron un total de 29 muertes de adultos mayores de 75 años que recibieron la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer-BioNTech.

Este suceso abrió el debate en el Instituto Noruego de Salud Pública si la vacuna debe ser empleada en personas muy mayores, con comorbilidades y enfermedades terminales.

“Hay 13 muertes que han sido evaluadas y estamos al tanto de otras 16 muertes que se están evaluando actualmente”, señaló la Agencia Noruega de Medicamentos sobre los casos registrados.

“La mayoría de las personas han experimentado los efectos secundarios esperados de la vacuna, como náuseas y vómitos, fiebre, reacciones locales en el lugar de la inyección y empeoramiento de su afección subyacente”, agregó la agencia.

Estos casos han levantado en Noruega la sospecha de que las vacunas antiCovid pueden ser un riesgo enorme para los adultos mayores y con enfermedades terminales.

Ante los efectos secundarios de la vacuna en estos casos, el Instituto Noruego de Salud Pública declaró que “para aquellos con la fragilidad más severa, incluso los efectos secundarios relativamente leves de la vacuna pueden tener graves consecuencias. Para aquellos que tienen un período de vida restante muy corto de todos modos, el beneficio de la vacuna puede ser marginal o irrelevante”.

Tanto Pfizer y BioNTech informaron que se encuentran trabajando con el gobierno noruego para investigar estos casos, donde señalaron que “el número de incidentes hasta ahora no es alarmante y está en la línea con las expectativas” en un comunicado enviado a las autoridades de salud noruegas.

“La Agencia Noruega de Medicamentos ha comunicado, antes de la vacunación, que al vacunar a los más viejos y enfermos, se espera que las muertes ocurran en un contexto relacionado con el tiempo con la vacunación. Esto no significa que exista un vínculo causal entre la vacunación y la muerte. También, en relación con las muertes reportadas, informamos que es posible que los efectos secundarios comunes y conocidos de las vacunas hayan sido un factor que contribuyó a un curso grave o un desenlace fatal”, señaló la agencia.

Con información de El Financiero

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *