Nueva normalidad fílmica

Por Juan Esteban Méndez

Mientras nos ponemos a pensar un futuro incierto sobre la “nueva normalidad” y cómo nos va a afectar como sociedad y cómo debemos empezar un proceso de adaptabilidad por parte de nosotros y de las empresas que ofrecen servicios públicos, el gobierno de la CDMX estableció los lineamientos de medidas de protección a la salud que deberá cumplir la industria del cine para reanudar actividades, lo que revela una pauta que no solamente podrá realizarse en la capital del país, si no que podrá replicarse en otros estados de la República.

Entre estas medidas se fijó el límite de 30 por ciento de capacidad de aforo, la prohibición de la venta de todo tipo de alimento a granel, así como los dispensadores de salsas y demás servicios similares. Además, no se podrá consumir alimentos dentro de las salas de cine ni durante la proyección.

Estas medidas son necesarias ante el enorme índice de contagios que se han desarrollado, pero ¿realmente estamos preparados para estas medidas? Es cierto que inevitablemente tendremos que acatarlas, pero ¿el mexicano está listo para acatarlas?

No somos ajenos a la terquedad y, lamentablemente, a la ignorancia del Mexicano, antes de pensar en una réplica hacia esta afirmación solo pongámonos a pensar en que la sana distancia y el seguimiento de las obligaciones de seguridad se han ido por alto y eso se resume en el índice de contagio que tenemos, más pruebas de estos dos calificativos no pueden haber.

Por una parte el cine efectivamente es una experiencia colectiva, el cine nació siendo colectivo y a pesar de que los tiempos y la tecnología lo han logrado individualizar, el cine con toda su experiencia completa es y será colectiva. Ese ADN cinematográfico tiene que permear para mantener esa identidad, pero ahora estamos ante un proceso de adaptación, ante la inminente apertura de negocios (sea por principios económicos más que por salud) tendremos que ponernos con la mentalidad de que estos lineamientos son probablemente pasajeros y que tenemos que acatarlos, o una vez más… ¿nos vamos a dejar llevar por nuestro ADN Mexicano y pasar por alto esta nueva normalidad?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *