Ortega se compromete a restablecer las libertades civiles en Nicaragua

Las negociaciones entre el régimen que lidera el sandinista Daniel Ortega y la opositora Alianza Cívica lograron el viernes un avance que puede calificarse de histórico en una Nicaragua agobiada por los desmanes y sumida en una crisis solo comparable a los momentos más críticos de la dictadura somocista o la guerra civil de los ochenta. La oposición —unida en un bloque variopinto que incluye desde empresarios hasta sus antagónicos estudiantes universitarios— logró arrancarle a un Ortega cada vez más aislado el compromiso de respetar las garantías establecidas en la Constitución, entre ellas las libertades civiles, cesar la represión, permitir las manifestaciones pacíficas, desarmar a sus grupos parapoliciales, liberar a todos los presos políticos y hacer reformas electorales de cara a un posible adelanto de elecciones, un tema espinoso que Ortega se había negado a discutir.

El Acuerdo para Fortalecer Derechos y Garantías Ciudadanas, firmado el viernes en Managua, establece la liberación definitiva y el cierre de todos los expedientes judiciales de los detenidos en el marco de la represión desatada contra las manifestaciones que exigen el fin de 12 años de Gobierno. Hasta ahora, Ortega había liberado a 160 detenidos —de más de 600—, considerados presos políticos. En realidad, se trató de una excarcelación, dado que no han sido levantados los cargos en su contra. La mayoría fue detenida de forma arbitraria en las manifestaciones o tras ser espiada por la Policía controlada por Ortega y condenada por crímenes de terrorismo en procesos legales considerados espurios por organizaciones de derechos humanos.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *