Pandemia detona trastornos mentales en la salud, afirma especialista

La pandemia de Covid-19 ha traído consigo otra pandemia, la de los trastornos mentales en México y en el mundo, sin embargo, la atención de la salud mental permanece en una agenda olvidada por parte de las autoridades, lo que hace más complicado que las personas puedan tratarse, así lo dio a conocer el psiquiatra Jorge Mérida Puga Socio Creativo de Advesory Network for Wellbeing.

El especialista destacó que en México hay 3.6 psiquiatras por cada 100 mil habitantes, y en entidades como Monterrey y Guadalajara tienen 18 especialistas por ese número de habitantes, sin embargo, hay estados como Chiapas que tienen 0.5 psiquiatras, es decir ni siquiera llega a uno por cada 100 mil habitantes.

El socio de esta empresa encargada de promover la salud mental en el trabajo, mencionó que, según datos de la encuesta nacional epidemiológica psiquiátrica, de 5 personas que necesitan servicios de salud mental, solo una los va a recibir, ya que en México el 20% recibe atención necesaria, luego de 4 a 20 después de presentar síntomas.

“Cuando no se atienden debidamente estos trastornos, presentan complicaciones que derivan en situaciones graves como adicciones, discapacidad temporal, depresión, y en el peor de los casos el suicidio” manifestó.

El entrevistado comentó que la salud mental está determinada por varias causas, una de ellas las sociales, y esta crisis sanitaria ha generado muchas modificaciones, vulnerando las circunstancias de salud mental de las personas, particularmente de los trabajadores.

“Los epidemiólogos destacan que estamos ante la cuarta ola del impacto de la pandemia, y por naturaleza, las circunstancias durarán más que la crisis actual, por lo que este virus pasará, pero estos padecimientos van a permanecer, porque son enfermedades mentales crónicas” advirtió.

Resaltó que durante la crisis mundial del 2008 y 2009, se hicieron estudios que arrojaron que cuando hay una crisis económica, empeora la salud mental, y particularmente se reveló que incrementa la tasa de suicidios de varones entre los 45 a los 65 años de edad.

“Esto de alguna manera comprueba que las situaciones sociales afectan la salud mental de las personas, sobre todo en el tema laboral, pues la contingencia sanitaria detonó la pérdida de empleos, el hecho de que las y los empleados s tengan que trasladar el trabajo en sus casas, ambas situaciones generaron estrés, pues se ha comprobado que cuando las personas no socializan se enferman física y mentalmente” dijo.

El psiquiatra explicó que, al adaptarse al “home office” ocasionó que incrementara la carga laboral, adaptándose a circunstancias de las cuales no estaban preparados, además de que se vio incrementada la carga de trabajo doméstico principalmente en las mujeres.

“Hombre y mujeres experimentaron este problema, sin embargo, hay que tomar en cuenta que antes de la pandemia, ya había inequidad en el reparto de la carga doméstica, pues actualmente las mujeres hacen hasta 28 horas extras de trabajo aseando la casa, elaborando alimentos, cuidan do a los niños, y encargándose de su educación a distancia, por lo que esta sobrecarga recayó más en las mujeres” informó.

Aseguró que el suicidio se da más en hombres, ocasionado por el estrés económico, pues culturalmente se les adjudica el rol de proveedores, por lo que tiene mayor peso en ellos.

No obstante, agrego que también se dan casos en mujeres, pero en menor cifra, ya que tienden a socializar más y buscar ayuda, con familiares y amigos, a diferencia de los varones, que se limitan a tener círculos sociales únicamente en el trabajo, además de que tienden a preocuparse menos por su salud.

Texto y foto: Georgina Bacelis.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *