Panorama en Yucatán, a cien días de la contingencia por COVID-19

La ocupación hotelera desciende a 5% o menos en sitios afiliados a la AMHY; se calcula el cierre definitivo de negocios de venta de comida.

Hoy se cumplen cien días desde que el COVID-19 llegó a Yucatán y cambió radicalmente el panorama económico de la entidad, que en materia turística se preparaba para recibir a miles de personas en el marco del Tianguis Turístico, el cual se pospuso, y de tener reservaciones hasta de un 95 por ciento de la capacidad en los hoteles, en estos momentos la ocupación es de un cinco por ciento o menos en el 40 por ciento de los 180 de los establecimientos afiliados a la Asociación Mexicana de Hoteles en Yucatán (AMHY).

“La situación es compleja, pero estamos aprovechando el tiempo capacitandonos para certificarnos en el tema del buen manejo sanitario para que cuando esto pase, los visitantes tengan la certeza de que además de que visitarán un estado con los mayores índices de seguridad, también estarán a salvo de la posibilidad de contraer coronavirus”, dijo el presidente de la asociación, Héctor Navarrete Medina, quien destacó que pronto estarán trabajando en una campaña en la que se venda de manera anticipada a Yucatán, turísticamente hablando. “Cuando pase esta situación Yucatán estará listo para recibir al turismo”, subrayó.

Al respecto, el secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) en Yucatán, Pedro Oxté Conrado, remarcó que esta contingencia ha traído tan solo para la central obrera que dirige la pérdida de cinco mil empleos, entre los que se incluyen los informales, relacionados con los servicios de taxis y mototaxis, además ya han sido avisados de que varias empresas han comenzado a preparar su paro técnico, lo cual podría considerarse la antesala del cierre definitivo.

Oxté Conrado también comentó que a numerosos trabajadores de la construcción que son mayores de los sesenta años de edad, se les ha restringido el acceso a las obras, esto porque las empresas se esmeran en cumplir con los protocolos sanitarios establecidos en la llamada Ola 1.

Finalmente, destacó que con la contingencia se afectó también el bolsillo del trabajador que tiene que hacer frente a los aumentos en los precios de productos de la canasta básica, incluyendo el del Gas LP, que ayer precisamente registró un alza.

CONTENER EL VIRUS ES TAREA DE TODOS

Por su parte, el presidente estatal de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Roberto G. Cantón Barros, dijo a Peninsular Punto Medio que a 100 días del inicio de la pandemia por coronavirus, la industria restaurantera en la entidad se ha visto gravemente golpeada, dado que en este momento los negocios de venta de alimentos que ya no volverán a abrir se calcula son 4 mil, lo que representa cerca de 20 mil empleos que se han perdido en el estado.

“La tarea que tenemos todos los restauranteros hoy en día, es garantizar la implementación de los protocolos sanitarios establecidos por la Secretaría de Salud y generar confianza en nuestros clientes para que regresen a visitar los restaurantes”, expresó.

Asimismo consideró importante precisar que la contención del coronavirus se da cuando cada uno de los miembros de una sociedad hace su parte.

“No es tarea de un solo sector sino de todos tomar las medidas sanitarias correspondientes cuando salimos de casa, el uso del cubrebocas, el uso de gel antibacterial y la sana distancia entre personas son algunas de las prácticas que todos debemos de tener en cuenta para promover la recuperación que nuestra economía necesita y parar el momento de crisis sanitaria que estamos viviendo”, concluyó.

Texto: Manuel Pool

Foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *