Parlamento arrebata a May el control sobre el futuro del brexit

El Legislativo podrá presentar alternativas al acuerdo de salida de la UE si el actual texto pactado con Bruselas es rechazado el martes

Theresa May se quedó sin estrategia y corre el riesgo de perder la poca autoridad que le queda para comandar el proceso del brexit. El Parlamento respaldó a última hora del lunes una moción del conservador proeuropeo Dominic Grieve que otorga poder al Legislativo para presentar alternativas al acuerdo de salida de la UE si el actual texto pactado con Bruselas es rechazado en la votación del martes. La dramática disyuntiva que repetía estos días la primera ministra —o su plan o un Brexit sin acuerdo— queda desmontada con la moción, que añade aún más incertidumbre al debate político.

May ha encajado dos duros golpes en las últimas horas. El Parlamento ha declarado en desacato a su Gobierno y le ha obligado a publicar los documentos legales del brexit. Y en un movimiento menos efectista, pero de mucho mayor calado, le ha impuesto la obligación de entregar las riendas del proceso al Legislativo si el acuerdo alcanzado con la UE no tiene el respaldo mayoritario de la Cámara de los Comunes en la votación del martes.

Con el primer golpe, que salió adelante con el apoyo de los unionistas norirlandeses y al menos ocho conservadores rebeldes —en estas votaciones solo trasciende el sentido del voto si el diputado lo difunde—, se ha consolidado la idea de que la primera ministra oculta la verdad cuando asegura que Reino Unido no se ha vinculado de modo casi permanente a la Unión Aduanera. “El protocolo permanecerá en vigor por tiempo indefinido hasta que no sea sustituido por otro acuerdo”, dice el informe del fiscal general que el Gobierno se vio obligado a publicar ayer miércoles.

“Desde que volvió de Bruselas con su acuerdo, la primera ministra ha estado engañando a la Cámara de forma involuntaria o no”, ha llegado a acusar ayer miércoles a May el diputado Ian Blackford, del Partido Nacionalista Escocés (SNP). “Ha llegado la hora de que asuma la responsabilidad por haber ocultado los hechos”, agregó. Ese era el tono de un debate que cada minuto que pasa se vuelve más agrio para la dirigente conservadora.

Con el segundo golpe se desmonta, al menos en teoría, la advertencia de May de que no hay otro acuerdo posible que el actual y que rechazarlo supondrá abandonar la UE a las bravas, con el riesgo económico que ello supone. La moción impulsada por el conservador Grieve, ex fiscal general de Reino Unido y furibundo defensor de la permanencia en la UE, abre una caja de Pandora que nadie sabe lo que puede deparar.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: