Pasantes de medicina exigen mejores condiciones para realizar su servicio

Poco más de 300 estudiantes de medicina de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), Modelo y de la Anáhuac Mayab marcharon del Monumento a la Patria hasta el parque de Santa Ana para pedir justicia por la muerte de la pasante Mariana Sánchez, quien fue asesinada en un centro de salud de Ocosingo, Chiapas, y por Karla Gutiérrez quien se suicidó en septiembre pasado, víctima de ansiedad severa que sufría durante su estadía en un centro salud de Tahdziú.

Una estudiante de la Facultad de Medicina de la Uady, quien prefirió mantener su nombre en anonimato, señaló que Karla estaba aislada en esta comunidad marginada, por lo que permanecía sola, y a pesar de que había reportado a la universidad algunos trastornos emocionales que sufría, decidieron dejarla en ese lugar.

Entre las demandas que solicitan, es un seguro social digno para todas y todos los pasantes de medicina, protección y seguridad en los centros de salud donde son enviados, y que no los manden a comunidades alejadas solos, en donde ocasiones están incomunicados, también piden horarios dignos, pues trabajan las 24 horas del día, con un salario mínimo.

Resaltó que, en el caso de las mujeres, son muchas que han denunciado que han sido víctimas de acoso y abuso sexual, y a pesar de que a algunas se les ha hecho justicia, hay atrás a las que no, por lo que estos delitos siguen impunes.

“Nosotras trabajamos 24 horas del día, por lo que cuando hay una emergencia en la madrugada tenemos que abrir el centro de salud, por lo que muchas veces nos arriesgamos” afirmó.

La entrevistada dijo que están dispuestos a entablar un diálogo con las autoridades estudiantiles y de salud, para que se les brinde esa seguridad, y se proteja a los estudiantes, para que no se repitan casos como el de Mariana y Karla.

“Hemos externado nuestra preocupación a las autoridades de la Facultad de Medicina, pero han hecho caso omiso a nuestras demandas, por lo que esperamos que en breve se dé un acercamiento” expresó.

Los pasantes de medicina exigieron que se realicen cambios en la forma en la que se efectúa el servicio social, de forma de forma que se garantice el bienestar y la integridad de los pasantes.

“Planteamos la opción de manejar plazas en pareja, es decir, dos pasantes de medicina en cada sede, lo que favorecería la calidad de atención al dividir la carga laboral, y nos daría mayor seguridad” aseveraron.

También demandan aumentar el monto de la beca ofrecida, y disponer de protección jurídica en caso de que se requiera atención médica para los pasantes, e implementar una comunicación eficiente entre supervisores, asesores y los médicos en formación.

En el parque de Santa Ana la madre de la joven Karla pidió a las autoridades les de certeza laboral a las y los alumnos, ya que son ellos los que están haciendo frente a esta pandemia, por lo que se les debe escuchar.

“Las autoridades deberían revisar como está el reglamento de los jóvenes, pues viven en situaciones inhumanas, e incluso les niegan los derechos de salud; pues después de fallecer mi hija me enteré que tuvo crisis severas de ansiedad, y no me lo notificaron, la obligaron a estar en un cuartucho, y nunca le dieron el dinero de su beca” indicó.

Por último, hizo un llamado a las autoridades para se haga justicia, y se castigue a los culpables que orillaron a su hija a quitarse la vida, pues era una joven con ilusiones, que soñaba con ser doctora, y ayudar a los demás.

Texto y foto: Georgina Bacelis.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *