Personal del Tribunal Unitario Agrario piden la destitución de tres funcionarios

Ante la falta de respuesta, personal del Tribunal Unitario Agrario Distrito 34 realizaron de nueva cuenta este viernes una protesta a las afueras de estas instalaciones, para pedir la sustitución de la magistrada Lilia Isabel Muñoz, por ser negligente, antes los casos de acoso y violencia laboral que han denunciado varias empleadas, en contra de licenciado Wilberth Hugo Molina Aguilar.

Rosa Margarita Suárez representante del Sindicato Nacional de los Sindicatos de los Tribunales Agrarios recordó que el miércoles pasado denunciaron esta situación mediante una manifestación, sin embargo, no tuvieron respuesta de ninguna autoridad, al contrario, a las y los que participaron en este movimiento, se les levantó un acta administrativa.

Comentó que la gran mayoría de las y los empleados que laboran en esta dependencia, han sido testigos del abuso sexual y laboral que han sufrido varias jóvenes, que han estado bajo las órdenes del Molina Aguilar, quien actualmente es Jefe Interino de Asuntos Jurídicos, y que al parecer también es amigo personal de la magistrada.

También pidieron la suspensión de la licenciada Betsabé Rojas Coronel, quien las ha amenazado con despedirlas, si no trabajan horas extras, sin recibir un pago a cambio, además de que también ejerce acoso laboral en contra de su personal, sean hombres o mujeres.

“Estamos cansados de esta situación, por lo que pedimos se tomen cartas en el asunto, pues varios magistrados varones han ocupado este cargo, y nunca se habían registrado algún caso de acoso laboral o sexual” aseguró.

Afirmó que a pesar que desde el año pasado, le hizo saber a la magistrada la situación por la que estaban pasando las trabajadoras afectadas, esta hizo caso omiso, pues el jefe del área de asuntos juíricos siguió laborando sin que se le haga una investigación, a pesar de que tres de ellas presentaron una denuncia ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Por su parte una de las jóvenes que sufrió acoso laboral, comentó que durante un año fue víctima de violencia psicológica por parte de este individuo, quien en todo momento la hostigaba, y le recordaba que hacia un pésimo trabajo por el solo hecho de ser mujer.

“Siempre me insultaba, me denigraba, me decía que las mujeres son tontas o estúpidas, que no pueden hacer bien el trabajo, incluso cuando empezó la pandemia, a pesar de que varios tribunales suspendieron labores, a mí me obligaba ir a la oficina, por lo que termine contagiándome de Covid-19” dijo.

La afectada relató que, al no estar bien emocionalmente, decidió renunciar en febrero pasado, no sin antes comentarle el motivo por el que se iba a la magistrada, pero esta no hizo nada, y únicamente le dijo que era una lástima que se fuera, pero no podía hacer más.

Resaltó que durante 6 meses hizo prácticas en este lugar, posteriormente la contrataron como secretaría ejecutiva; luego la nombraron actuaria, que fue cuando comenzó a laborar directamente con esa persona.

Las otras dos jóvenes sufrieron acoso sexual por parte de este funcionario, quienes también presentaron su denuncia ante la CNDH, pero ninguna ha querido presentar una queja en materia penal, pues tienen miedo de las represalias que puedan sufrir, por parte de este sujeto.

Cabe destacar que a esta protesta se sumaron las activistas y defensoras por los derechos de las mujeres, las investigadoras Gina Villagómez Valdés y Ligia Vera, así como la representante del Observatorio Nacional Ciudadano del Feminicidio en Yucatán Adelaida Salas Salazar, quienes pidieron se dé seguimiento a estas denuncias, y no se politice estos casos, en donde entre las que piden la destitución de la magistrada, se encuentra la trabajadora Rebeca Buenfil, quien ha estado involucrada en casos de mafia agraria.

Texto y foto: Georgina Bacelis.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *