Piden agilizar apoyos para familias afectadas

El gobernador del estado instruye a las autoridades estatales y federales a acelerar la entrega de distintos apoyos a los damnificados por las lluvias.

El gobernador Carlos Miguel Aysa González instruyó a las autoridades estatales y federales a acelerar la entrega de apoyos de manera directa a los damnificados por las lluvias, para solventar sus necesidades más apremiantes como alimentación, suministro de agua potable y purificada, y atención médica.

Aysa González encabezó ayer por la mañana la sesión del Consejo Estatal de Protección Civil, donde dio seguimiento a los reportes presentados por los secretarios estatales que el viernes fueron asignados a los 11 municipios, con el fin de evaluar las afectaciones de la tormenta tropical Cristóbal y la ayuda que se brinda a la población.

Durante el encuentro, también los delegados de la Conagua, SCT y los representantes de las fuerzas armadas y Guardia Nacional, presentaron un balance de las labores realizadas.

El mandatario pidió a las autoridades concentrar aún más los esfuerzos para “tener tiros de precisión” y ayudar a resolver los problemas de la gente que ha resentido con mayor fuerza los efectos de las lluvias.

Enfático, pidió fortalecer la coordinación entre las autoridades estatales, federales y las fuerzas armadas para seguir auxiliando a la gente, al tiempo que significó que la prioridad es garantizar alimentación, agua y servicios médicos a las familias damnificadas, principalmente a las de Hopelchén, Hecelchakán y la zona de los ríos del municipio de Carmen, como Aguacatal, por ser los lugares donde la situación es más crítica.

Finalmente, hizo un reconocimiento al Sistema Estatal DIF por las despensas que ha dado a las familias de más escasos recursos por la emergencia sanitaria, y pidió que esa labor la continúe otorgando ahora en las zonas donde Cristóbal provocó severos estragos.

En su intervención, el secretario general de Gobierno, Pedro Armentía López, indicó que la comunidad Los Laureles permanece inundada porque hay escurrimientos de las partes altas, aunque ya se trabaja para desalojarla.

Por su parte, el delegado de la Conagua, Miguel Ángel Rodríguez Todd, dijo que para atender con prontitud a la comunidad de Aguacatal el viernes fue enviada una planta potabilizadora portátil, una pipa de 10 mil litros para abastecer de agua al equipo y un depósito, así como una torre de iluminación para alertar al tránsito vehicular.

Además, explicó que la dependencia ya realiza operativos para desalojar agua de localidades que tienen situaciones críticas y puso como ejemplo que en Escárcega hasta ahora se han sacado más de 18 mil metros cúbicos; en Pueblo Nuevo, Campeche, casi 68 mil y en Iturbide, Hopelchén, 22 mil 280 metros cúbicos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *