Placer y Delirio, un chocolatoso espacio histórico y delicioso

Además de funcionar como restaurante, el lugar cuenta con un museo en el que se puede conocer la historia del cacao en México y Yucatán

En estos días nublados y en los que las temperaturas están más frescas, sin duda que se antoja disfrutar de una bebida caliente por las mañanas y qué mejor si se trata de un chocolate.

Y para conocer más de esta sabrosa bebida ancestral, una buena opción es visitar en el barrio de Santiago la chocolatería y panaderia artesanal “Placer y Delirio”, donde desde hace un año se aperturó un pequeño museo en el que, de martes a sábado, se ofrecen recorridos para conocer la historia del cacao en México y Yucatán e incluso la manera en la que se elaboraban las tradicionales tablillas, que con el paso del tiempo están desapareciendo paulatinamente en el estado.

La idea de tener un espacio en el que se le rindiera un homenaje al chocolate fue de los jóvenes Ángel Kantún Chel y su esposa Pamela Rosado Canul, quienes desde hace seis años comenzaron a trabajar en este “dulce” proyecto que se cristalizó dos años después, y sigue creciendo.

De entrada visitar el local, que se ubica en el número 572 de la calle 59 entre 72 y 74, es toda una experiencia, ya que se trata de una casona antigua, la Casa Catherwood, que luce en verdad hermosa, con una escalera lateral al acceso que conduce hacia las instalaciones de la chocolatería, en donde de inmediato llama la atención el detalle y buen gusto con el que se presentan los exhibidores y anaqueles llenos, por su puesto, de una amplia y colorida variedad de bombones y postres.

En el recorrido por el museo, que tiene una duración de 45 minutos y un costo de 80 pesos por persona, Ángel o un compañero muestran la manera en la que se elaboran las tablillas, explicando cómo se logran las diferentes variedades y los ingredientes que contiene cada una para obtener su sabor característico.

Kantún Chel explicó a Peninsular Punto Medio que la gente consume principalmente chocolates que contienen un porcentaje de un 56 por ciento de cacao y que se completa con azúcar, manteca y lecitina, pero durante la visita al museo se les ofrecen degustaciones de fórmulas que contienen el 60, 70 y 86 por ciento, además de que ofrece la semilla del cacao puro ya tostada y medio molida con la que se forma una pasta.

También se dedica un tiempo para hablar de las chocolaterías que existieron en Yucatán a principios del siglo pasado, como La Marina, la O y El Néctar, y para finalizar, viene la degustación de las tablillas que se elaboraron a la vista de los visitantes, las cuales terminan llevando a casa.

En exhibición y a la venta se encuentra una amplia variedad de confitería en la que se incluyen barras de chocolate con aceites esenciales de rosa y cardamomo, además de una versión crocante de chocolate con avellana, así como de las bebidas de chocolate que se elaboran a base de cacao de Tabasco, y para acompañar, conchas de vainilla o de chocolate, tutis rellenos de jamón y queso cuyos precios están en 19 y 23 pesos respectivamente, pero además hay donitas de cacahuate con nuez, bolitas de queso, cuernitos rellenos con nutella o con crema de almendra, baguettes y las famosas chapatas.

El restaurante funciona todos los días de la semana de 8 de la mañana a nueve de la noche, pero por las mañanas ofrece desayunos que en el menú incluyen huevos revueltos, estrellados, omelette, crepas saladas o dulces, baguettes, chapatas rellenas y pancakes. Los desayunos, que incluyen plato fuerte y ensalada a la vinagreta, cuestan de 66 hasta 76 pesos y el cliente decide con qué lo quiere acompañar, sea jugo, café o, por supuesto, chocolate.

Durante estos días en los que por la pandemia se limitaron las actividades, estos jóvenes emprendedores se apoyaron en la tecnología para continuar con su labor y crearon una página web en la que se puede elegir un producto para recoger en el propio restaurante o entregar a domicilio, con opciones de pago vía electrónica o al momento de recibir.

Texto y fotos: Manuel Pool / Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *