Poca demanda y bajos precios afectan a la pesca

Líder del ramo señala que la langosta se vende 100 pesos por debajo del precio del año pasado; además presentan trabas para exportar.

La pesca de langosta que empezó sus actividades este mes de julio, se volvió un faro de esperanza para el sector pesquero del estado, el cual enfrenta muchas dificultades debido a la pandemia por el COVID-19; sin embargo, los bajos precios y la poca demanda ponen en riesgo esta pesquería.

Hasta ahora la pesca del crustáceo se mantiene estable en precios, pero descendió en comparación a la temporada anterior, afirmó Enrique Sánchez Sánchez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera y Acuícola (Canainpesca) y de la Asociación de Exportadores de Yucatán.

“La pesquería empezó bien, pero los precios están abajo, $100 debajo de lo que estuvo el año pasado y está quedando en $450, cuando la temporada pasada estuvo en los $550”, señaló.

No obstante, comentó Sánchez Sánchez, el verdadero peligro se encuentra en la baja demanda del producto ya que pocos mercados están reactivando.

“Desgraciadamente la demanda está caída y los únicos mercados que han estado demandando y pidiendo son el europeo y el chino, pero con muchos problemas de logística y de documentación por parte del Gobierno Federal, por lo que todavía no hemos podido tener un arreglo o una situación en la que podamos avanzar por los propios recortes que están haciendo”, explicó.

Asimismo, el mercado de la Riviera Maya, uno de los principales compradores de pulpo y langosta, ha tenido una reactivación mínima y temen podría reducir la poca demanda de producto pesquero que aún tienen.

“La Riviera Maya abrió y se está trabajando en los hoteles a un 30%, todavía no vemos un alza en la demanda de parte de los hoteles y si en el caso de Quintana Roo no cierran, tendremos todavía chance de poder vender algo”, agregó.

Texto y foto: David Correa

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *