Pocos fieles visitan a la Guadalupana

A diferencia de años anteriores, este 2020 la gran mayoría de los creyentes decide quedarse en casa y solo un pequeño porcentaje de feligreses acude a venerar a la Morenita del Tepeyac en su santuario

A pesar de la fe, la gran mayoría de los campechanos se mantuvo en casa este 12 de diciembre, solo unos cuantos visitaron a la Morenita del Tepeyac en el santuario Guadalupano para celebrar su día, las bancas de la iglesia lucieron semivacías.

Este año no hubo desfile de microbuses decorados con luces y la imagen de la Guadalupana, tampoco los proveedores de diversos productos hicieron su promesa en procesión, escasos peregrinos y un número menor de feligreses se acercaron al altar.

Un año atípico, en el que la pandemia puso una pausa a una de las celebraciones religiosas más importantes de la grey católica; sin embargo, los campechanos devotos dedicaron en sus hogares una oración a la Virgen.

La iglesia, durante las primeras horas de este 12 de diciembre, registró pocos visitantes, la mayoría eran vecinos del barrio de Guadalupe, quienes se acercaron a llevar flores y veladoras al altar.

Breves visitas

Aunque la costumbre era quedarse un día o dos en las inmediaciones del Santuario de la Virgen de Guadalupe, ubicado en el tradicional barrio con el mismo nombre, este año, a causa de la pandemia, los peregrinos sólo pudieron ingresar a la Parroquia por unos minutos y ésta solo permitió aforo de 50 por ciento. Todos pasaron por el punto de desinfección y en esta ocasión no acamparon en las inmediaciones.

El objetivo era que los peregrinos estén por lapsos de 20 minutos, suficientes para entrar a orar, bendecir sus imágenes y que continúen su camino hacia el siguiente punto de promesa o su destino, señaló el párroco de la iglesia de Guadalupe, Arsenio Carrillo Peña, quien ya había adelantado los por menores de la celebración de la Virgen del Tepeyac.

La iglesia tiene tres puertas de acceso, una fue inhabilitada y dos funcionaron. En esas entradas estaban colgadas unas lonas con las medidas que los fieles siguieron para ingresar el inmueble, entre ellos portar cubrebocas y pasar por el filtro de sanidad que la Diócesis de Campeche instaló.

Aunado a esto, el parque del tradicional barrio está cerrado desde abril, cuando el Ayuntamiento de Campeche tomó la decisión de clausurar espacios públicos para evitar que los campechanos estuvieran reuniéndose en estos centros de esparcimiento.

Texto y foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *