Policía investiga como criminal el incendio en la catedral de Nantes

Las llamas que se escapaban a primera hora de la mañana de ayer por el rosetón de la catedral de Nantes hicieron a muchos franceses revivir el drama sufrido poco más de un año antes en París, cuando otro incendio devastó otra joya del gótico galo, la catedral de Notre Dame. Al final, el fuego en el templo nantés no fue tan grave como el capitalino y, aunque dejó fuertes daños, especialmente en el órgano barroco que era uno de los orgullos del monumento, el siniestro pudo ser controlado en pocas horas. El primer ministro, Jean Castex, se desplazó al lugar junto con miembros de su Gobierno y prometió “toda la ayuda del Estado” para la reconstrucción de la catedral tras un incendio que, según apuntan los primeros indicios, no parece fortuito.

“Hay tres puntos de partida del fuego, eso nos lleva a privilegiar la hipótesis criminal, esto no parece casualidad”, declaró el fiscal de Nantes, Pierre Sennès, en la emisora regional France Bleu. Aunque no se han hallado muestras de que los accesos exteriores de la catedral hayan sido forzados, los tres puntos de fuego estaban a una “distancia considerable”, acotó a la Agencia France Presse. Por este motivo, su oficina abrió de inmediato una investigación por “incendio voluntario”, si bien el fiscal subrayó que toda sospecha es, por el momento, eso, una sospecha. “Todavía no hemos sacado ninguna conclusión”, puntualizó. Los bomberos fueron alertados hacia las 7:45 por unos peatones que habían visto salir llamas por el rosetón de la fachada de la catedral de San Pedro y San Pablo, un templo del siglo XV que en su larga historia ha sufrido varias calamidades.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *