Por la seña de una panista Noroña encara a opositores

El enfrentamiento de la semana pasada entre los diputados del PAN y los integrantes de la Cuarta Transformación legislativa, Morena, PT y PES, por las leyes secundarias de la Reforma Educativa, continuó ayer y al iniciar la sesión ordinaria estuvieron a punto de liarse a golpes algunos panistas con el legislador petista, Gerardo Fernández Noroña.

Todo comenzó cuando Fernández Noroña pidió la palabra antes de aprobar el acta de la sesión anterior e hizo un reclamo al coordinador del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, y le manifestó su preocupación porque la diputada Annia Sarahí Gómez tiene “artritis” y dijo que desde su curul le enseñó las dos manos, por lo que tendría que ser atendida.

Incluso, agregó que si Romero Hicks enfrenta alguna dificultad en el Issste para que pudiera ser atendida, le dijera, porque él (Noroña) podría interceder. Además, enfatizó que si él hiciera una manifestación con los dos dedos, su carrera política estaría “liquidada”.

Esto encendió a toda la bancada panista: “serénense, compañeros, compañeras. ¿Quieren que les diga qué diputada fue? se los digo con mucho gusto. Annia fue la diputada panista que me enseñó los problemas de artritis que tiene, y que siendo muy joven debería ser atendida”.

Al finalizar, Fernández Noroña se envalentonó y bajó desde la tribuna por el lado de la bancada panista.

Al bajar, el panista Ricardo Flores Suárez lo encaró. El petista intercambió gritos con los panistas y se fue a su curul junto a su coordinador, Reginaldo Sandoval.

El panista Raúl Gracia pidió la palabra y acusó a Gerardo Fernández Noroña de ser “porrista de asesinos” y de llamar “valientes” a homicidas por el respaldo que hizo de los “asesinos” del empresario Eugenio Garza Sada y de Pedro Salmerón, quien era Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, y por lo cual el Congreso de Nuevo León los declaró personas “non gratas”.

—El señor porrista asesinos y llama valiente a homicidas cuando no aguanta que alguien le haga una seña que él considera y malinterpreta como obscena. Es un cobarde y un porrista de asesinos y este país requiere que quede claro que la violencia no es justificable y quien hace apología de ello está incitando al regreso de la violencia. Qué poca gallardía del señor que dice que los asesinatos deben ser reconocidos como algo de valor y venga a quejarse que porque una mujer le hizo una seña que no le agradó —dijo Raúl Gracia desde su curul.

Al finalizar su intervención, bajó y caminó apresuradamente hasta el curul de Fernández Noroña y le gritó diversas cosas, y de no haber sido por el panista Jorge Romero y el petista, José Luis Montalvo, se hubieran agarrado a golpes, mientras el petista pedía que lo dejaran pasar.

Los panistas tranquilizaron a su compañero, mientras que se acercó el líder de Morena, Mario Delgado, y Gerardo Fernández Noroña le hizo la seña de “huevos” que le hicieron los panistas y el morenista solamente sonrió, mientras los legisladores de Morena le gritaban “panistas ridículos”.

El diputado del PT aseguró que Raúl Gracia fue a retarlo a golpes y Laura Rojas, presidenta de la Cámara de Diputados, no hizo nada, Refirió que no lo intimidan y no les tiene miedo.

—Ni toda la fracción del PAN junta va a intimidarme y a impedir que emita juicios históricos y políticos sobre lo que fue la guerrilla en México. Por los valientes están hoy los indignados —dijo.

Texto y foto: El Universal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *