Preeclampsia, principal causa de muerte en las yucatecas

En Yucatán, la principal causa de muerte en mujeres embarazadas es la preeclampsia, padecimiento propiciado por la hipertensión y la diabetes que podría prevenirse si  las pacientes deciden someterse a una dieta libre de alimentos hipercalóricos y refrescos embotellados, informa Marcelo González Rodríguez, integrante del Comité Organizador de la edición 67 del Congreso Mexicano de Ginecología y Obstetricia.

—La preeclampsia está relacionada con el aumento de peso, el consumo de alimentos y también cuestiones genéticas —comenta  Juan José Ramírez Sánchez, durante su intervención.

Otras causas

Otra causa de muerte en embarazadas es la hemorragia obstétrica, causada por la atonía uterina y acretismo placentario. “Hoy día se puede diagnosticar si la paciente presenta esa padecimiento, antes de ingresar al quirófano”, añade.

Por su parte, González Rodríguez menciona la importancia de la prevención de esos padecimientos, situación que se trabaja desde hace varios años en el sector salud.

—La hipertensión y la diabetes, “simples” enfermedades, representa graves problemas para las embarazadas de Península, sobre todo en Yucatán. De tal manera, que por la dieta que llevan,  el incremento de peso durante la  gestación es más elevado que el promedio —explicó.

Modificar hábitos

En Yucatán, seis de cada 10 embarazadas tienen obesidad y sobrepeso, factor que  propicia la preeclampsia, por eso la futura mamá debe educarse para comer bien sin necesidad de hacer dietas rigurosas, sólo modificar los hábitos para reducir la obesidad o sobrepeso.

—En el congreso se divulgarán investigaciones mexicanas sobre la importancia de medicamentos preventivos que se deben ingenir en el inicio del embarazo para reducir la mortalidad.

—Es decir, la población tiene una carga muy importante en saber cuáles son los medicamentos a consumir por la paciente, llevar una dieta y modificar los hábitos. Porque con ello y las inversiones del gobierno se podrá disminuir la mortalidad materna —comenta.

González Rodríguez recomienda a las embarazadas hacerse el ultrasonido desde la semana 12, pues a partir de ese periodo se puede clasificar a las pacientes en alto o bajo riesgo.

—En caso que la paciente sea diagnosticada de alto riesgo deberá presentarse de manera puntual a sus consultas, consumir ácido fólico, vitaminas, hierro y calcio.

—La otra fase de atención es que siga un plan nutricional en la que se les restringe el consumo de tortillas, refrescos, hamburguesas, pizzas, nachos, toda la comida chatarra debe evitarse no es negociable —comenta González Rodríguez.

Irbin Flores Palomino

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *