Prejuicios

Escribo en un comentario de facebook de un muy buen amigo, donde critica esa demagogia muy en boga de que  los funcionarios se bajarán el sueldo como si esa fuera la panacea de todos los males. Estoy totalmente de acuerdo con él y pongo "Serenidad y paciencia, el trabajo es el que hablará" y lo hago desde la perspectiva de que no importa lo que se diga sino lo que se haga, que pueden decir misa pero, si no realizan las acciones correctas, no habrá forma alguna de que se den resultados y eso es lo que se les criticará. A eso me refería y sin embargo, inmediatamente y en lo que se está convirtiendo en una tradición en este país, una persona infirió que los defendía y escribe que trabajo en una televisora estatal y que por consiguiente soy parte del sistema y que es una lástima que este defendiendo a los miembros del gobierno… mmmm ok, a eso es a lo que considero como tradición en este país, a emitir prejuicios y atacar valiéndonos un pepino si es verdad o no. Como dice otro post de otro buen amigo, "Si conociéramos mejor el peso de las palabras, le daríamos más valor al silencio".

Generalmente escribimos desde lo que conocemos pero hacerlo sin conocimiento es un juego muy peligroso. Si lo que se pretende hacer en nuestro nuevo sistema de justicia penal con la oralidad, es darle certeza a la persona que será inocente hasta que se le demuestre, en el caso de que así sea, su culpabilidad, es lo mínimo que podemos hacer nosotros, por los demás y no empezar acusando sin pruebas, mientras nos escudamos en otra de nuestras garantías que es la libertad de expresión. 

Veamos la situación de un presentador de noticias al que se le acusa de chantaje, la demanda está puesta y son las autoridades competentes las que determinarán si es cierto o no y no obstante, la crucifixión en redes sociales y otros medios ya empezó. Antes del juicio se emiten prejuicios y señalamos como culpable. Si lo es o no, solo las autoridades lo determinarán.

Ahora que cambian las autoridades municipales el vox populi señala como ladrones y corruptos a los salientes, cuando todo un pueblo lo dice es obligación de la administración entrante determinar la veracidad pues esa es la principal actividad de una administración municipal… Servir al ciudadano y darle certeza en el manejo de sus recursos pero, si son culpables o no, es algo que se debe de sustentar con la investigación y la recopilación de pruebas y si resulta que así es, se debe de ejercer acción penal y sanción administrativa.

Y no se vayan muy lejos de su hogar, los principales prejuicios los hacemos con nuestros vecinos, la señora chismosa que siempre está en la ventana… quizá no es chismosa y solo ve por la ventana porque le gusta ver a la gente pasar para no sentir soledad. El vecino que hace ruido en las noches y que pensamos que lo hace para molestar y resulta que solo puede trabajar a esa hora y en lugar de hablarlo con él, lo señalamos como inconsciente. El compañero de trabajo que nos cae mal porque es pesado y que resulta que solo es tímido y que no quiere hablar para que no se burlen de él.

Emitimos prejuicios en cada momento de nuestro día sin ponernos a analizar la veracidad de lo que pensamos, sin hablarlo, sin preguntarle al que sometemos al prejuicio pero, que no se les ocurra que nos sometan al prejuicio porque entonces nos lastimarán y hablaremos de la injusticia a la que nos están exponiendo y si a eso le sumamos las redes sociales en la que además del prejuicio lo haremos público y arruinaremos una reputación solo porque "eso parece", estamos fritos.

No les pido que sean empáticos, les pido que sean prudentes antes de hablar pues el prejuicio puede ser una mala interpretación nuestra pero, hablar sin la certeza, esa es decisión y debemos de hacerlo con responsabilidad.

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *