Preocupa gran deforestación en el estado de Campeche

En la Península de Yucatán, Campeche es el estado donde más se presenta esta problemática, debido a los cambios de uso de suelo para introducir prácticas agropecuarias industriales

Al hacer un reconocimiento al trabajo colectivo de las comunidades mayas en defensa del medio ambiente y su territorio, organizaciones como Greenpeace México y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) confirmaron que el estado de Campeche es el más deforestado de la Península de Yucatán.

Actualmente, advirtieron, esta región de México enfrenta graves problemas de deforestación, pérdida de biodiversidad, así como contaminación de suelo y sus fuentes de agua, debido a los cambios de uso de suelo que, de forma irregular, se han llevado a cabo para introducir prácticas agropecuarias industriales.

“Actualmente, el estado de Campeche es el más deforestado de la Península de Yucatán, tan solo en 2019 perdió 53 mil hectáreas de bosque natural, lo que equivale a 12.5 millones de toneladas (Mt) de emisiones de dióxido de carbono (CO2), de acuerdo con Global Forest Watch”, resaltaron.

Por esta razón, las agrupaciones civiles reiteraron el respeto y ejercicio del derecho a la libre determinación del pueblo maya, para generar condiciones equitativas en la construcción de políticas públicas que sean respetuosas con la naturaleza y con la visión de desarrollo de esos pueblos indígenas de México y América Latina.

Aseguraron que la reciente entrega a la apicultora Leydy Aracely Pech Martín del premio Goldman, el galardón ambiental más importante del mundo, otorgado anualmente por la Fundación Goldman, es un reconocimiento al trabajo colectivo de defensa del ambiente y del territorio de las comunidades mayas de la zona de Hopelchén, en Campeche.

“Durante los últimos años, estas comunidades han realizado una importante labor de defensa frente a diversos megaproyectos que afectan el patrimonio biocultural de esta región de gran biodiversidad, que es colindante con la Reserva de la Biósfera de Calakmul, la mayor reserva mexicana de bosque tropical y uno de los últimos pulmones del país”, expresaron.

“Organizadas en Muuch Kambal y el Colectivo Apícola de los Chenes, hoy Colectivo de Comunidades Mayas de los Chenes, adquirieron notoriedad a partir de su oposición pública y legal a los permisos otorgados en junio de 2012 por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa, hoy Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural) a la empresa transnacional Monsanto”, indicaron.

“Dichos permisos incluían la siembra, en fase comercial, de 235 mil 500 hectáreas de soya genéticamente modificada, la cual constituye graves afectaciones al territorio maya”, puntualizaron.

Greenpeace México y el Cemda recordaron que los representantes de estas comunidades mayas presentaron diversos juicios de amparo ante juzgados federales para denunciar que los permisos otorgados a Monsanto vulneraron sus derechos como pueblos indígenas, tales como: el derecho a la consulta y el consentimiento previo, libre, informado y culturalmente adecuado; al territorio; a la libre-determinación; y a un ambiente sano.

“Dichos juicios llegaron en última instancia ante el máximo tribunal del país, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que en noviembre de 2015 ratificó la decisión tomada por los Juzgados de Distrito; y reconocieron la violación al derecho que las comunidades indígenas tienen a la consulta y suspendieron los permisos otorgados a Monsanto hasta que se haga la respectiva consulta”, expusieron.

Texto y foto: Agencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *