Priistas esperan un liderazgo fuerte

La llegada de Enrique Ochoa Reza debe marcar una pauta de reorganización y dialogo directo con el presidente de la República rumbo a la transición política de 2018, sin presiones de grupos y sin que se advierta un candidato a la presidencia desde el propio PRI, coincidieron en afirmar diferentes voces del tricolor.

En su caso, Carlos Capetillo Campos, ex dirigente estatal del tricolor, expuso que si bien este día circuló un correo electrónico donde el propio Ochoa Reza en algún momento negó ser priista para llegar a tener un puesto en el Instituto Federal Electoral, es importante decir que esta designación es una propuesta directa del presidente de la república y que permitirá una transición más ordenada rumbo al proceso electoral de 2018.

Capetillo Campos, expresó que el momento actual del PRI es crítico y que el presidente de la República debe tener la tranquilidad de tener un partido aglutinado en torno a su proyecto y no a proyectos personales o de grupo como era el caso de Manlio Beltrones, que marcó una posición política como candidato a la presidencia y que ahora que obtuvo malos resultados ha salido.
2017 será un año de elecciones importantes, sostuvo, especialmente el Estado de México, que ha sido el bastión priísta, entonces, el presidente deberá buscar estar una mayor interacción directa con el presidente del partido, porque eso permitirá que se hagan las cosas que el necesita, con candidatos idóneos y no por presiones de grupo.

En su turno, el diputado federal Liborio Vidal, consejero nacional del PRI, señaló que si bien no conoce personalmente a Ochoa Reza, es indispensable que llegue a la dirigencia con el apoyo de todos los priistas, de esta forma se aglutinen las fuerzas políticas en torno a su gestión y proyecto.

Necesitamos un liderazgo fuerte, sólido y bien dirigido, señaló Vidal, los priistas tenemos que empujar a que sea en comunicación directa con los militantes, porque eso se ha perdido, un dialogo como las demandas de la sociedad y darle el apoyo que necesita el partido en torno a la unidad que ahora es indispensable.

“El trabajo de la presidenta en funciones –Carolina Monroy- ha sido el de establecer los pasos necesarios para hacer de este liderazgo un paso sólido”, sostuvo.

Por su parte Carlos Carrillo, secretario de elecciones del PRI estatal, argumentó que la dirigencia nacional ha tomado la buena decisión con Enrique Ochoa Reza, porque permitirá darle un nuevo impulso al trabajo partidista que se desdibujó en los últimos tiempos y que ha establecido un distanciamiento entre la base militante y los dirigentes.-José Cortazar Navarrete

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *