Prisa

Armando Escalante
Periodista y analista político

Ya son varias las muestras que a lo largo de dos años y medio nos ha dado el señor Manuel López de cómo se ejerce el poder en lo que toca a los caprichos presidenciales. Sin pudor ni recato alguno, el presidente de los 30 millones que no sabían lo que hacían —y los que sí, empiezan a arrepentirse—ya pasó encima de partidos, personas, instituciones y de la Constitución, para lograr que se cumpla su santa voluntad.

Quienes tenemos conocidos que huyeron de Cuba y Venezuela, nos han confesado su asombro porque si bien en su país les pasó lo mismo cuando llegaron los dictadores que los gobiernan, la velocidad de su actuar es distinta a la del hijo de Macuspana. Es decir, ellos ven que en México se avanza a toda velocidad para desmantelar todo lo que huela al sistema político mexicano y no dejar rastro de lo que fue el país que diseñaron priistas y panistas en los periodos que gobernaron.

El “arte” de destruir todo el pasado que se pueda —que impulsa AMLO—, llama la atención de los que huyeron de la debacle de sus países cuando se rompió el marco democrático que un día tuvieron. Fidel y Chávez demoraron un tiempo en instaurar los controles aplastantes que hundieron a sus respectivas naciones.

Según estos extranjeros avecindados en la localidad, que se suman a otros muchos que opinan igual desde las redes sociales, el peje trae alguna prisa por acabar con todo rastro del marco institucional que un día funcionó en México, llevando a la práctica la vieja frase que acuñó muchos años atrás de “al diablo las instituciones”, la cual está ya más que demostrada en estos últimos meses.

Pocos se han percatado pero la mayor parte de las secretarías ha sido desmantelada, los empleados que no fueron despedidos, liquidados o cesados, están en sus casas cobrando sus exiguos sueldos sin ir a sus oficinas, en la incertidumbre total de no saber si algún día volverán a sus empleos. Casi todas las dependencias han cerrado, no se hacen trámites o no se avanza en nada.

Sobran ejemplos del desmantelamiento que ha hecho el presidente, según parece, para reforzar la teoría que comenzará de cero, surgiendo de entre las cenizas con un mini gobierno, cuya principal actividad será recabar listados y hacer padrones para regalar el dinero de los impuestos. El poco personal que quedará en las secretarías manejará como ahora un mínino de presupuesto, apenas para saldar el teléfono, la renta y la luz. Hay múltiples secretarías en esa condición, cerradas e incluso algunas ya sin oficinas ni trato al público.

López ha desaparecido casi ya todo el aparato oficial del gobierno federal y no lo reemplazará con nada por lo visto. Bueno, solo la milicia quedará. El dinero que les quitó no será para carreteras ni obras de infraestructura sino para regalarlo a sus clientelas invidentes del enorme daño que este sujeto le hace la país. Va muy rápido en esa meta, trae prisa, porque no se sabe qué ocurrirá luego del 6 de junio.

El xix.— Más allá de las cifras que se den a los medios, fue evidente que la jornada de vacunación para adultos mayores en Mérida que este lunes llega a su fin, no alcanzó la meta de inocular a 130 mil adultos de 60 años y más, por variadas y diversas razones. Sin embargo, se dio un paso muy importante al lograrse un gran acuerdo entre el Cap. Carlos Gómez Montes de Oca, jefe marino responsable de la estrategia “Correcaminos” y el gobernador Mauricio Vila, para darle pronto uso a la cantidad de vacunas sobrantes o no aplicadas, adelantando en forma muy valiosa el tiempo necesario que se requerirá para otros beneficiarios. Enhorabuena.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *