Progreso, en espera de nuevo modelo logístico

Por Yoisi Moguel

La iniciativa pidió al gobierno del estado replantear un esquema de desarrollo y financiamiento que sustituya a la Zona Económica Especial de Progreso, para aprovechar el espacio y los trabajos que ya se realizaron en el polígono y las inversiones que podrían generarse.

Tras la cancelación del presidente Andrés Manuel López Obrador de ese proyecto, las cámaras empresariales levantaron la voz en desaprobación de esa determinación por considerar que se envía un mensaje de falta de certeza a los inversionistas nacionales y extranjeros.

En Yucatán ya se cuenta con los terrenos que son propiedad del estado, situación que facilita al gobierno plantear otro esquema que permita la inversión de los empresarios bajo diferentes modelos que les abra la posibilidad de participar en el proyecto y salir beneficiados.

Yucatán tiene muchas áreas de oportunidad para invertir, cuenta con talento, capacidad y productividad, seguridad laboral, educación de calidad y buen nivel de vida, cualidades que la convierten en un polo atractivo para la captación de capitales nacionales y transnacionales.

El proyecto debe estar planeado para su crecimiento en los próximos 30 años, con objetivos bien definidos para evaluar los resultados obtenidos en corto, mediano y largo plazo, a fin de actualizarlo, reorientarlo y mantenerlo atractivo.

Y aún cuando la Zona Económica Especial de Progreso estaba dirigida a captar inversión en tecnología, se requiere abrir el proyecto a otro tipo de empresas, en especial aquellas que deseen establecer centros logísticos en el estado o bien tener presencia en la región, pues es un sitio estratégicamente ubicado.

Este plan debe ser replanteado por el gobierno estatal, para no perder la oportunidad de tener un centro logístico importante como estaba programado dentro de la ZEE de Progreso.

Los avances que tenía el proyecto deben ser aprovechados, pues ya se contaban con los terrenos y con la parte técnica.

El nuevo esquema debe presentarse como un detonante de la economía local, de la vocación tecnológica y la generación de empleos, a fin de dar cabida a las nuevas generaciones de egresados de las diferentes universidades y carreras.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *