Proteína pico del covid crea por sí sola daños pulmonares

El SARS-CoV-2 está cubierto de diminutas proteínas de pico, que se unen a los receptores de las células humanas, lo cual permite al virus enfermar la célula sana

Utilizando un modelo de ratón de lesión pulmonar aguda recientemente desarrollado, los investigadores descubrieron que la exposición a la proteína de pico del nuevo coronavirus por sí sola era suficiente para inducir síntomas similares a los de la covid-19, incluida la inflamación grave de los pulmones, según la presentación que han realizado en la reunión anual de la Sociedad Americana de Farmacología y Terapéutica Experimental durante la reunión virtual de Biología Experimental (EB) 2021.

El SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad que ha provocado una pandemia por más de un año, está cubierto de diminutas proteínas de pico. Estas proteínas se unen a los receptores de nuestras células, iniciando un proceso que permite al virus liberar su material genético en una célula sana.

“Nuestros hallazgos demuestran que la proteína de espiga del SARS-CoV2 causa lesiones pulmonares incluso sin la presencia del virus intacto, señala Pavel Solopov, profesor asistente de investigación en el Centro de Investigación Frank Reidy de Bioelectricidad de la Universidad Old Dominion, en Estados Unidos. Este mecanismo, hasta ahora desconocido, podría causar síntomas antes de que se produzca una replicación viral sustancial”.

Estudiar este virus puede ser un reto porque los experimentos requieren un laboratorio de nivel 3 de bioseguridad. Para superar este obstáculo, los investigadores crearon un nuevo modelo de lesión pulmonar aguda que utiliza ratones transgénicos que expresan el receptor humano del SARS-CoV-2 en sus pulmones.

Los investigadores inyectaron a los ratones modificados genéticamente un segmento de la proteína de la espiga y analizaron su respuesta 72 horas después. Otro grupo de ratones recibió sólo solución salina para servir de control.

Descubrieron que los ratones modificados genéticamente a los que se les inyectó la proteína de la espiga presentaban síntomas similares a los de la covid-19, que incluían una inflamación grave, una afluencia de glóbulos blancos a los pulmones y pruebas de una tormenta de citoquinas, una respuesta inmunitaria en la que el organismo empieza a atacar sus propias células y tejidos en lugar de limitarse a combatir el virus.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *