Reapertura de negocios para reactivación económica, no social

Yoisi Moguel
yoisimoguel@hotmail.com

El anuncio de la reapertura de playas, parques, billares y boliches, así como la ampliación de horarios en restaurantes, dan una nueva esperanza a la economía local luego de más de seis meses en donde algunos giros de negocios luchan por reactivarse para cerrar el año de una mejor manera.

Sin embargo, esa decisión se ha visto contrariada por el incremento en los contagios de COVID-19 que se ha dado en los últimos días, y que ha puesto a las autoridades en alerta y a la ciudadanía en pánico, pues temen que la reapertura de negocios considerados no esenciales pueda traer un rebrote del coronavirus y las cifras se salgan de control.

El anuncio de apertura de nuevos giros y ampliación de otros llega cuando los yucatecos empezaban a confiar en que esta pandemia ya se estaba controlando, pues disminuyeron considerablemente los números de contagios y muertes por el Covid-19.

Aun cuando se está en semáforo “Naranja”, se nota que muchas personas han confundido la reapertura económica y la llamada “nueva normalidad” con el fin de la pandemia, pues se puede ver a familias que van a plazas comerciales y algunos espacios públicos con sus hijos, poniendo en riesgo su salud, pues el virus todavía no está controlado.

Ahora, esperamos que la reapertura de nuevos negocios no sea tomada como una señal de poder hacer una vida normal como la que se tenía antes de la pandemia, pues si las autoridades han decretado una nueva reactivación es para evitar que más negocios sigan muriendo.

Por ello, será importante que la ciudadanía tome más conciencia, que salga lo necesario y que cumpla las disposiciones emitidas por las autoridades de salud, así como que los negocios también implementen las normas y protocolos autorizados para sus reaperturas, pues de ello dependerá que se evite un nuevo brote de posibles contagios.

Y es que todos los sectores tienen claro que un rebrote de COVID-19 traería un nuevo confinamiento y cierre de negocios, lo que sería la estocada final para cientos de empresas, que tendrían que cerrar definitivamente, dejando sin empleo a miles de personas y sin el sustento diario a muchas familias yucatecas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *