Recibe Diaconado Santiago Villa Reverté

De manos del Arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, recibió anoche la consagración del Diaconado el seminarista Santiago Villa Reverté, prometiendo fidelidad, compromiso de trabajo y votos de humildad a la iglesia, al purpurado, a los presbíteros y demás Diáconos ordenados en la Catedral de San Idelfonso.

Acompañado de sus padres José María Villa del Castillo y Rosa María Reverté Gaudier, Santiago, originario de la ciudad de Guadalajara, pero radicado en Mérida desde hace una década donde ha cursado estudios en el Seminario Conciliar de San Ildefonso, prestó juramento a sus votos de castidad, en un paso previo al presbiteriado.

En el acto litúrgico que estuvo presidido por sacerdotes de la Diócesis, el rector de la Catedral Pbro. Oscar Mejía y grupos de seminaristas, Monseñor Rodríguez Vega recordó al postulante que la profesión del Diaconado es el mejor sitio para conocer el camino del presbítero, puesto que será su asistente, administrando los sacramentos de la comunión, del matrimonio y hasta los santos óleos, pero responsabilizándose de la tarea de llevar el ejemplo que
precede a este encargo.

Monseñor Rodríguez Vega le confió al nuevo Diácono la tarea de encausar el esfuerzo de los adolescentes para buscar un acercamiento con la Palabra de Cristo, ya que los adolescentes hoy más que nunca requieren de un pastoreo cercano a la evangelización, dijo.

El Arzobispo de Yucatán se señaló que el Diaconado “no es una camisa que se pueda quitar y poner”, puesto que es un cargo conferido a su petición y que su consagración es un ejercicio de pleno cumplimiento. “No somos superiores a nadie, le refirió el Prelado, somos servidores de la iglesia, tenemos altas responsabilidades, pero somos sólo eso, servidores”, puntualizó.

Santiago Villa Reverté respondió con humildad, pero voz segura al llamado de su profesión y apostolado y señaló, que un sacerdote debe de saber siempre su compromiso, su camino y sentido de trabajo en colaboración con la iglesia, con el evangelio y con el ejemplo en la meta de lograr que sus ovejas lleguen al buen camino, concluyó.– José Cortazar Navarrete

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *