Reclaman a la federación apoyo para comunidades afectadas por lluvias

Agrupaciones civiles señalan que tras las tormentas tropicales, no se han presentado planes para contrarrestar los daños provocados.

El Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil, S. C. (CRIPX), Jóvenes Indígenas Transformando sus Comunidades y Diálogo y Movimiento, A.C. demandaron a los tres niveles de gobierno apoyo para los pueblos indígenas de Campeche, que siguen afectados por el paso de las tormentas tropicales “Amanda” y “Cristóbal”.

Desde el 23 de junio, estas agrupaciones civiles lanzaron un “Comunicado sobre el desastre natural en la Península de Yucatán”, en el cual reiteraron que desde el 29 de mayo, que sucedió este daño a los pueblos, solo las fuerzas armadas apoyaron a salvar a las personas, pero desde ese momento no recibieron ayuda alguna.

“Ante esta situación, hay una ausencia por parte de las autoridades, federal, estatal y municipal. Hasta la fecha, no han presentado planes, medidas, análisis de impactos y las políticas públicas que ayuden a contrarrestar de manera urgente los daños provocados por el fenómeno natural y la crisis generada por la epidemia del COVID-19”, externaron.

“El Ejército solamente ayudó al rescate de personas en situaciones de inundación. México, en especial la Península de Yucatán, está viviendo una de sus mayores pérdidas en la historia; sin embargo, el Gobierno Federal sigue impulsando y dando banderazos -en medio de esta crisis- al Tren Maya que en nada beneficia la región, pero que vulnera los derechos de los pueblos y comunidades indígenas a la libre determinación y autonomía. Los recursos de esta gira deberían de utilizarse en la reparación de los daños”, indicaron.

Las organizaciones exigen al Gobierno Federal que se abstenga en impulsar proyectos caprichosos que despilfarran el dinero público y ponen en riesgo la economía de México, como la vida, la salud y el derecho de la ciudadanía en general.

“Los daños (de las tormentas) se estiman en miles de millones de pesos y muchas familias quedaron sin casas, sin ropa, sin documentos y alimentos. Ante esta pérdida, las familias corren el riesgo de enfermedades como el dengue, tétano, fiebre, vómito, diarrea, deshidratación, infección con parásitos y la propagación del COVID-19. La cual podría concluir en graves pérdidas humanas”, mencionaron.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *