Reconocen a pioneros de la carrera de Arquitectura en la UADY

Entregan reconocimiento a quienes se unieron para pedir la fundación de la escuela al entonces presidente Luis Echeverría Álvarez, en 1971

El Colegio Yucateco de Arquitectos A.C. reconoció la labor pionera de cinco egresados de la primera generación de la hoy Escuela de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán, que salieron de las aulas en 1979.

En una ceremonia efectuada ayer jueves por la noche, recibieron su reconocimiento y pin por los 40 años de su titulación los arquitectos: Roberto Ancona Riestra, Mario Alberto Peniche López y Jorge Carlos Zoreda Novelo. En ausencia fueron homenajeados José Luis Evia Góngora y Mauricio Mier y Terán.

“Que Mérida sea hoy reconocida como una ciudad pujante y en desarrollo no es obra de la casualidad, sino de hombres y mujeres que comenzaron con un sueño y después de muchos años estamos alcanzado la meta de ser referentes de la arquitectura peninsular”, dijo Elías Cisneros Ávila, presidente del Colegio Yucateco de Arquitectos.

En el acto, Ancona Riestra contó la forma en la que jóvenes preparatorianos se unieron para pedir la fundación de la escuela al entonces presidente Luis Echeverría Alvarez, durante un evento en el hospital Agustín O´Horán, en 1971.

“Aunque dijo que sí, por distintas razones no se logró inmediatamente, sino que tuvimos que empezar a recibir clases con el apoyo de profesores, amigos y familiares, sin tener la certeza que íbamos a ser validados en 1973 como escuela independiente, pero creo lo que más nos interesaba era prepararnos más que tener un título”, contó.

Fue el 30 de Noviembre de 1975 que el Consejo Universitario aprueba por unanimidad la incorporación de la Escuela de Arquitectura a la Universidad Autónoma de Yucatán.

Peniche López, por su parte, habló del nuevo impulso que se le dio al Colegio Yucateco de Arquitectos después de esa generación, pues ya tenía 10 años de funcionamiento, pero los “jóvenes llegamos con mucho empuje”.

En su momento, Zoreda Novelo afirmó que después de la labor pujante y decidida de los profesionales de ese entonces y, de los que después llegaron, ya los arquitectos “viven de sus creaciones”.

“Antes tenías que diseñar y construir. Ni siquiera se pagaba el diseño de los edificios y obras, pero ahora, después de 40 años, estoy seguro que muchos de nosotros ya vivimos de nuestra profesión, no tenemos que hacer otras cosas”, señaló.

Para concluir, Cisneros Ávila señaló con los adelantos tecnológicos de hoy en día, el futuro de la arquitectura está en las ciudades sustentables, en donde la tecnología forma parte de las decisiones que tomen las autoridades y los ciudadanos.

La tesorera del Colegio, Georgina Salazar Solís entregó los pins y Cisneros Ávila los reconocimientos. También asistió el arquitecto Raúl Alcalá Erosa.

Texto y foto: Esteban Cruz

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *