Récords Kamikazes

Por Santiago Pell

Hace trece años Lewis Hamilton debutaba en la Fórmula 1, momento cuando el recién retirado, Michael Schumacher, poseía récords que parecían insuperables. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha hecho frente a los supuestos imposibles que los pertenecientes al mundo del deporte les encanta establecer.

Bien conocemos el famoso dicho de: “los récords están para romperse”. Pero aquí y ahora, mínimo en esta columna, nosotros no somos los importantes, al menos no los más relevantes. El factor a resaltar es un hombre, un piloto inglés cuyo nombre fue utilizado por mí poco después del inicio de esta columna, así es, Lewis Hamilton – ¡y vaya que él conoce bien el dicho al pie de la letra! –.

Hoy 2020 el de Mercedes acaba de igualar el récord histórico de victorias (91) de “Schumi” y se acerca cada vez más a sus siete títulos mundiales: la otra enorme plusmarca del alemán (Hamilton está a uno de empatar, ha ganado en seis ocasiones: 2008, 2014-15, 2017-19).

Según se dice, el año de su estreno, Lewis destruyó todos los esquemas y la F1 se dio cuenta al instante de que habían descubierto su última gran joya. Hamilton iba a ser y es hoy en día, un astro global, o como muchos medios deportivos lo describen: el Tiger Woods de la categoría reina del motor.

Está en el mejor momento de su carrera y nadie duda en que superará la marca del “Kaiser”. ¿Habrá en un futuro quien supere entonces a Hamilton? No tengo la mínima duda, pues como dije antes, los récords están para romperse. Y en la F1, al igual que en la Segunda Guerra Mundial, son “kamikazes” que siempre necesitarán de un piloto voluntario a ganar.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *