Recortan subsidios a estancias infantiles

Extrañadas porque sin previo aviso solo les llegó el uno por ciento del subsidio que reciben mes tras mes para correr con los gastos de operación, alrededor de 150 propietarios de estancias infantiles, en su mayoría mujeres, se dieron cita ayer por la mañana en las instalaciones de la Secretaría del Bienestar, antes Sedesol federal, y bloquearon los accesos en los que también hacían fila para ingresar adultos mayores que pretendían inscribirse al programa “68 y más”, por lo que fueron atendidos por los “Servidores de la Nación” a un costado del edificio y en las banquetas de los alrededores.

Rebeca Lugo Fleites, propietaria de la estancia “Von Glumer”, ubicada en el Fraccionamiento Chenkú, recordó que se llevaron una desagradable sorpresa al ver que en sus cuentas de banca móvil les depositaron solamente el uno por ciento del subsidio del Programa de Estancias Infantiles, correspondiente al mes de diciembre, por lo que se organizaron para acudir a las instalaciones de la ex Sedesol ubicadas a espadas del Gimnasio Polifuncional, donde con pancartas manifestaron su inconformidad con lo ocurrido.

Según se explicó, hubo a quienes por concepto de subsidio les depositaron en sus cuentas tan solo 17 pesos, el resto recibieron alrededor de 300 a 500 pesos, cuando normalmente reciben por parte de la Federación un apoyo proporcional al número de niños que se atienden en sus guarderías.

“En mi caso recibí como pago de subsidio de diciembre 626 pesos cuando debí de haber recibido 50 mil, con ese dinero pago 12 asistentes, los que representa aproximadamente entre 24 a 26 mil pesos, además de la renta de 8 mil pesos de las casas que ocupamos para la estancia y el pago de los servicios de alimentación de los 51 niños a mi cargo, lo que son de alrededor de 9 mil pesos, entonces con qué dinero vamos a hacer frente a la obligación de darles su desayuno, almuerzo y colación”, se preguntó.

En este sentido, el propietario de una de las estancias refirió que conscientes de la situación, los papás de los niños decidieron solidarizarse y aportar 20 pesos diarios para gastos de alimentación, los que consideró son insuficientes ya que incluye las tres comidas antes señaladas. “Mis gastos son de más de 25 mil pesos al mes, recibía de 38 mil pesos que recibía de subsidio y solo me dieron 650 pesos, es una vergüenza lo que está pasando, si cerramos 40 familias tendrían que ver que hacer, si los llevan a estancias particulares pagarían hasta 2 mil al mes, cuando en su estancia se cobran 500 pesos de cuota”, detalló.

Otra de las afectadas dijo que atiende a 30 niños y una niña con discapacidad, por lo que recibe de subsidio de 27 mil 350 pesos, y recibió 506 pesos.
Lugo Fleites dijo que en su caso, los padres aportan cuotas de 600 pesos mensuales por cada uno de sus hijos, y sin embargo hay varios que están becados, por lo que la situación es compleja. En municipios no se cobra por el servicio, por lo que solo dependen económicamente del subsidio.
“En el mes pasado, el deposito que debió de recibirse el 15 llegó hasta el 21, pero ya se gastó porque pagamos sueldos, los servicios además de los aguinaldos del personal, y los gastos siguen corriendo, no vamos a sobrevivir en estos dos meses”, recalcó.

Las afectadas, solicitaron la información correspondiente, pero no se encontraba el coordinador de Programas Federales en Yucatán, Joaquín Díaz Mena, y fueron atendidos por el subdelegado Efraín Martín Sosa, con quien finalmente acordaron que el 15 de enero recibirán el depósito de la diferencia de los recursos, pero sólo de manera verbal, lo que causó incertidumbre en relación a la manera en la que operarán a partir de enero y febrero.

A esto se suma que no se han publicado al momento las reglas de operación del programa que debieron salir en diciembre y que según les han dicho, estarán hasta el último día del próximo mes de febrero. Tampoco se les ha renovado el convenio de concertación, que venció en el 31 de diciembre pasado.

En todo el estado hay 204 estancias y 144 en la capital, las cueles trascendió están en la lupa en cuanto a que se revisa que en realidad cuenten con el número de niños que reportan, lo que sería la base para recibir un nuevo convenio.

“Estamos al aire, nosotras ya cumplimos con nuestro trabajo, ya entregamos las listas de asistencia y no nos dieron el pago, la delegación tiene como fecha límite el 15 de enero para pagar el subsidio correspondiente a diciembre”, explicó.

“Nosotras nos vemos afectadas como dueños de estancia, pero los padres de familia que no tienen quien les atienda a sus hijos para que vayan a trabajar que son la población vulnerable son los que más se perjudican si se suspenden las actividades”, detalló.

Ante esta situación, finalmente acordaron que hoy viernes trabajarán de manera normal, pero que citarán a las madres de familia para pedirles que se solidaricen con ellas y el lunes las acompañen para presionar a la dependencia federal, mientras tanto acordaron permanecer bloqueando los accesos al inmueble hasta tener una familia respuesta por escrito de parte del delegado.

“Sabemos que esta situación se debe a las modificaciones se están realizando por parte del gobierno federal, no estamos en contra de ello, lo único que queremos es información y seguridad sobre nuestro trabajo, si nos hubieran informado que el deposito va a venir por partes y que vamos a recibir el saldo al día 15 no estaríamos aquí, queremos información”, puntualizó.

Texto: Manuel Pool Moguel
Fotos: Saraí Suárez

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *