Reducir la brecha del hambre requiere apoyo

El Banco de Alimentos de Mérida trabaja para disminuir esta problemática en Yucatán, donde entrega despensas a poco más de 27 mil personas

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, el Banco de Alimentos de Mérida dio a conocer que hasta el 2018 unos 240 mil yucatecos no tenían acceso a la comida, de los cuales se les entrega dos despensas mensuales a poco más de 27 mil, en 128 comunidades de Mérida y otros municipios.

Al rendir un informe de actividades, su director, José Trinidad Molina Casares, dijo que la falta de alimentos es la primera necesidad que sufren las personas más pobres del estado.

“Estamos trabajando en reducir la brecha entre la abundancia y la pobreza y para ello necesitamos de apoyo de más empresas productoras de alimentos y de la sociedad civil”, señaló.

Molina Casares reconoció que por el tema de la pandemia y la crisis sanitaria se triplicaron las necesidades y es posible que aumente el número de personas que no tienen acceso a la comida.

Por ahora, detalló, en lo que va del 2020 se han entregado 72 mil 707 paquetes de alimentos, además de lo que han entregado a las instituciones y voluntariado, lo cual suma un millón 462 mil 228 kilos de “alimentos variados y nutritivos”, entre ellos frutas, verduras, abarrotes, cárnicos, lácteos y panadería.

“Queremos cerrar el año atendiendo a 30 mil personas, estamos convencidos que podemos lograrlo, pero para esto necesitamos seguir contando con el apoyo de grandes aliados, con los que estamos profundamente agradecidos y son cerca de 90 que comprenden una amplia gama como los supermercados, central de abastos, empresas y huertos”, afirmó.

Es tan noble la actividad de trabajar para erradicar el hambre que el Programa Mundial de Alimentos de la ONU recibió el Premio Nobel de la Paz 2020, lo que pone el tema de la lucha contra el hambre a una escala mundial, señaló Molina Casares.

“Estamos seguros que juntos vamos a lograr nuestro objetivo, que es reducir la brecha del hambre en nuestro estado”, concluyó.

Texto y foto: Esteban Cruz Obando

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *