Reiteran llamado ante ciudadanos que no acatan medidas sanitarias

Pese al incremento de casos de covid-19 y el reforzamiento de medidas sanitarias, que incluyen sanciones que van desde los 3 a los 5 mil pesos, por circular después de las 11:30 de la noche, la población ha hecho caso omiso al llamado de no aflojar las medidas, sobre todo evitar aglomeraciones y espacios concurridos para que no se siga dando la propagación de contagios de esta enfermedad.

Un claro ejemplo de ello se pudo observar en el tianguis que se realiza los domingos en el parque de Francisco I. Madero, donde se concentra una gran afluencia de personas que no  respetan las medidas de sana distancia, incluso acuden acompañados de menores y adultos mayores, cuando las autoridades recomendaron a estos sectores permanecer en casa, debido a que forman parte de los grupos con mayor riesgo de contraer coronavirus.

Como se publicó, se suspendió una fiesta en una casa en la playa de Chicxulub Puerto, donde había más de 70 jóvenes, incluso menores de edad, y que se le impondría una multa de hasta 180,000 pesos.

Personal del Gobierno del Estado también clausuró 2 unidades deportivas, una en el municipio de Yaxkukul y la otra en Cholul, comisaría de Mérida, donde se llevaban a cabo un torneo de fútbol con la presencia de público y una visoria para detectar nuevos talentos infantiles y juveniles, actividades que también se encuentran suspendidas por la emergencia sanitaria.

Ambos espacios deportivos también podrían recibir una multa de hasta 180,000 pesos por incumplir con las disposiciones sanitarias.

Con estas sanciones se espera que los yucatecos respeten las medidas sanitarias, ya que de continuar el repunte se corre el riesgo de que se limiten o se cierren algunos negocios.

Respecto al tianguis, Martín Rivero quien desde hace años vende en este mercado ambulante, señaló que de nada sirve que los comerciantes estén implementando las medidas de bioseguridad si la gente que acude nos las respeta, pues muchos van el cubrebocas mal colocado, o cuando les ofrecen gel antibacterial, estos se niegan a usarlo, por lo que temen estar expuestos a posibles contagios.

—Después de 10 meses de suspender actividades ansiábamos regresar a trabajar, ya que muchos nos dedicamos a vender en estos espacios, sin embargo, lo hicimos bajo protocolos y medidas, que los usuarios no están respetando, por lo que hacemos un llamado a crear conciencia y cuidarse —indicó.

El oferente reconoció que esta es una época crítica, por lo que es necesario de la participación de toda la sociedad, para que esta actividad no se suspenda de nueva cuenta, pues sería catastrófico, para los que se dedican a vender en estos lugares.

Por su parte, el sacerdote Roger Castilla Segura, párroco de la iglesia de Corpus Christi, ha hecho un llamado reiterativo a la gente a cuidarse.

Texto y foto: Georgina Bacelis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *