Restaurante de mole en El Cuyo capta a turistas

San Diego, California y el Tianguis Turístico en Acapulco serán escaparates para promocionar las patinetas, kayaks y skateboards que fabrica en El Cuyo, Óscar Flores Castillo, un emprendedor casado con la inglesa Katy Sissens. Ambos llegaron hace dos años a este puerto para generar oportunidades para los habitantes. De manera visionaria, además, abrieron el restaurante “El Chile Gordo”, donde ofrecen platillos mexicanos como el mole, rajas con queso y huaraches que son del agrado de los visitantes extranjeros, que nunca esperaban encontrarse con un restaurante de este tipo en plena costa yucateca.

—Antes nos decían que estábamos locos, que en El Cuyo no hay gente ni turismo, pero hemos tenido ideas innovadoras que han funcionado, esto es algo nuevo y tenemos lleno el restaurante. La idea es encontrar un paraíso tranquilo que no esté tan crecido como Quintana Roo donde vivimos 12 años, y avanzar con el pueblo, y enseñar a la gente nuevos oficios, porque ya la pesca no funciona y las mujeres no tienen ningún tipo de empleo, tenemos tres o cuatro proyectos más para lograr esto —dijo el originario de Veracruz, quien preparó un desayuno muy especial a la comitiva de la secretaria de Turismo estatal Michelle Fridman Hirsch en su visita ayer a El Cuyo.

—Nosotros abrimos de cinco y media a nueve y media de la noche y ofrecemos chiles rellenos, sopa azteca, huaraches de arrachera, rajas para que los turistas que nos visiten, en su mayoría europeos, sin tener la necesidad de recorrer tanto tienen la oportunidad de probar los guisos más tradicionales de México, y que no solo encuentren mariscos en El Cuyo, dijo el entrevistado quien ofreció unos tacos en la que en enormes cazuelas sirvió un mole con su respectivo arroz, chorizo con huevo, tinga, y frijoles refritos acompañados de café de olla y jamaica.

El local luce muy colorido, y la comida se sirve sobre una hoja de noni, que va sobre una tabla, por lo que ecológicamente hablando también se hace una aportación al medio ambiente, mientras que Katty enseña de manera gratuita inglés a los niños y a las personas que colaboran en el local. También mostraron el taller donde fabrican las tablas de surf y cayucos.

Texto y foto: Manuel Pool Moguel

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *